Comerciantes crespenses lamentan que restrinjan la exportación de carne vacuna

0
1

carneLa semana pasada, el gobierno nacional dispuso restringir las exportaciones de lácteos y carne vacuna, para “garantizar el abastecimiento en la mesa de los argentinos”. Esa medida generó numerosas reacciones y opiniones encontradas, ya que eso beneficia a los consumidores para que no sigan aumentando los precios de dichos productos en las góndolas, pero los del sector productivo, aseguran que eso va a provocar enormes pérdidas de ingresos de dineros para el país, pérdidas de confianza de los países compradores y perjudicará la cadena de valores del sector privado.

En Crespo, el carnicero Orlando Gareis dijo a Canal 6 ERTV, que “no es bueno que se cierre la exportación. Hay cortes que se venden muy bien afuera y eso genera divisas para el país. Con esto, ya no están ingresando. Está bien que se incentive el consumo del cerdo, pollo o pescado, pero el argentino quiere comer carne vacuna. Ya es un hábito. No come cerdo o pollo 3 ó 4 veces a la semana, prefiere la de vaca. Eso está claro”.

Antonio Weiss, también del rubro cárnico, dijo a FM Libertad 98.3  que “el consumo de carne en mi negocio, no ha bajado y tampoco fue tanto el aumento de los precios que se ha dado, porque la carne dentro de todo es lo que más rinde y la gente la sigue consumiendo. Lamentablemente, con esa medida del gobierno, se le hace un mal a los frigoríficos, que tuvieron que comenzar a suspender o restringir mano de obra, porque estas empresas, si no pueden vender afuera, van a dejar a sus empleados en la calle. Aparte, al exterior, van novillos pesados y vacas gordas, que acá no los consumimos. Por lo tanto, a nivel local eso no tiene incidencia. En Liniers, actualmente entran entre 300 y 500 animales por día, cuando antes se llegaba a 20.000. Cuando el precio de la carne para los productores se consolidó en los últimos meses, los ganaderos empezaron a criar otra vez, pero con esta política, un día te animás y al otro, te desanimás. No es confiable, porque no sabés con qué te podés encontrar en el futuro. Como los animales estaban muy baratos, muchos productores decidieron dejar la actividad, arrendar los campos y hacerlos sembrar y ganaban 2 ó 3 veces más. Una vaca te da un ternero por año y si lo comparas con la cosecha, les conviene toda la vida esto último. El que hace ganadería es porque realmente le gusta y lo tiene como una reserva, pero en vez de tener 100 vacas de cría, hoy tiene 20, porque no es rentable. Una posibilidad era hacer el engorde en la zona de islas, pero con las últimas crecientes del río, ya nadie quiere llevar animales hacia esos lugares. Hoy un flete cuesta cerca de $ 3.000 de ida en camión, a lo que hay que sumarles $ 3.000 más del transporte en barco y si le toca sacarlos a los 6 meses de vuelta, perdió. Hoy las islas, están todas vacías”.