Columna de reflexiones: Cuando el “hablar” nos identifica

0
3

hablando“Tener en cuenta la intención de las palabras, es esencial para mantener una buena salud física, mental y emocional. Muchas veces podemos ser heridos o herir, manifestar violencia o causar controversias, simplemente por el hecho de habernos adelantado a hablar sin pensar, sin haber medido las consecuencias… La intención con que nos expresamos tiene un valor inestimable a la hora de decir buenas palabras, porque imparten un ambiente saludable para uno mismo y para quienes nos escuchan. Se puede ‘hablar’ mucho y ‘decir’ muy poco. Relacionando estas reflexiones con el concepto de salud, observamos que el estar sanos tiene íntima conexión con la inocencia y pureza del pensamiento. La queja, la crítica o el descontento son expresiones que se originan en el resentimiento o falta de compasión con uno mismo y con los demás. La pionera de un sistema de curación espiritual muestra una regla entendible y práctica en su obra Ciencia y Salud: ‘Si la Verdad está venciendo al error en tu conducta y conversación diarias, finalmente puedes decir: He peleado la buena batalla…he guardado la fe, porque eres un hombre mejor” (Mary Baker Eddy)… El cambio y transformación de nuestro pensamiento es vital para una experiencia feliz. Un estilo de convivencia que podemos ejercer en familia y en nuestra sociedad, es medir cada palabra que expresamos, para que a través de ella seamos una influencia positiva en el momento oportuno. ¿Ya lo intentaste? (Elizabeth Santangelo de Gastaldi, Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Argentina. Argentina@compub.org o Facebook: Elizabeth Santangelo de Gastaldi)