Celebraciones por la Fiesta Patronal en honor a Santa Elena

1526-SANTA ELENA-FIESTA PATRONAL-1-BARRIOSLa comunidad santaelenense, compartirá este jueves 18 de agosto, la celebración central por la Fiesta Patronal en honor a Santa Elena, comenzando a las 14.00 con la tradicional y convocante procesión náutica y posteriormente a las 16.00 se realizará en la Parroquia la ceremonia de la Eucaristía.

Asimismo durante esta semana, las familias de los distintos barrios, pudieron disfrutar de la visita de la imagen de la Santa y los niños tuvieron diferentes celebraciones que se continuaron durante estos días.

En tanto, el pasado domingo 14 de agosto, se organizó un encuentro de oración para jóvenes y la obra de teatro “Vida de Santa Elena”; mientras que el lunes 15 se realizó la misa y festejo con abuelos y ancianos y este miércoles 17 a las 21.00 se compartió la víspera para celebrar y homenajear a Santa Elena.

 

Historia

Cabe señalar que el antiguo templo en Santa Elena, se construyó en 1929 en la intersección de 18 de Agosto y Belgrano y forma parte del espacio contenido por el Circuito de Interés Histórico; mientras que la nueva y moderna Iglesia se levantó en la esquina de Av. San Martín y Av. Pte. Perón, sobre calle 9 de Julio, con la colaboración de los obreros que trabajaban en el reconocido ex frigorífico de esta localidad, donde el campanario se alza a un lado de la misma, en una edificación independiente con apariencia de torre. En tanto la imagen colocada en la parte superior del frente en el nuevo templo, fue construida por el artista chaqueño Antonio Seiler y tiene una altura de 3 metros y pesa 750 kg., desde esa fecha a la actualidad la imagen de Santa Elena tiene la mirada posada hacia el Sur-Oeste.

A Santa Elena, se le atribuye la historia o leyenda de la invención de la Santa Cruz, ya que era tanto el amor que sentía hacia Jesucristo que no podía sufrir que este instrumento de salvación permaneciera, después de cuatro siglos, enterrado y no dignamente venerado por los cristianos y cerca de sus 70 años se dirigió a Jerusalén para descubrir el paradero de la Santa Cruz y su fe dio con ella, al realizarse por medio de este “bendito leño” el milagro de curar repentinamente a una mujer moribunda.

Elena no pudo ver terminadas las obras emprendidas en Tierra Santa, pues su avanzada edad le aconsejaba regresar al lado de su hijo que se hallaba en Constantinopla. Antes de despedirse de Palestina visitó las comunidades cristianas, especialmente las vírgenes consagradas al Señor y lo hizo con tanta modestia y humildad, que dejó para siempre allí el recuerdo de su virtud. Su fallecimiento tuvo carácter de duelo nacional por todo el imperio, particularmente por los humildes y desheredados, por ello la Iglesia la elevó inscribiendo su nombre en la “Gloria de los Santos”, siendo venerada tanto en oriente como en occidente.

“Santa Elena es nuestra abogada porque nos enseña a amar y abrazar la Cruz donde encontraremos siempre la liberación de nuestros propios males y el alivio en nuestras tribulaciones. También debemos recurrir a ella para encontrar las cosas perdidas y el verdadero tesoro de nuestra vida, que es Cristo crucificado por amor a nosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.