Castro habló en Crespo de recesión, inflación y conflicto Gobierno-campo

CastroEn el marco de las actividades previstas en Crespo por el “Mes de la Industria”, el reconocido analista político Dr. Jorge Castro (abogado), expuso durante una hora, sobre “Los desafíos de la Argentina en el contexto internacional”, en la que hizo notar la extraordinaria superioridad de la industria y demás empresas de Brasil en relación con Argentina y cómo son las relaciones del Estado del vecino país en su política económica con el sector privado, muy diferentes a las del nuestro. En diálogo con los medios locales, entre los que estaba El Observador, habló también de las perspectivas económicas y de cómo quedó Argentina tras un nuevo default. Docente de las Universidades de Bs. Aires y del Salvador y que forma parte del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), Castro, comentó que “nuestro país está en una situación recesiva con una alta tasa de inflación, superior al 30% anual. Al mismo tiempo, en el transcurso de este periodo, está en el medio el default de la deuda pública argentina, lo que está sometido a juicio en los tribunales de New York (USA). Argentina es un país que se encuentra en default y sin embargo es solvente en el momento actual y no carece de voluntad de pago. Generalmente, las dos características de los países que están en default, incluyendo a Argentina en las otras 7 veces que estuvo en igual situación, es ser insolvente y no tener voluntad de pago. Hoy no se da eso, como se ha demostrado con los intentos de pagarle a los acreedores una deuda reestructurada en los tribunales, a pesar de la orden en contra del juez Griesa”.

Sobre la merma de la actividad económica, el analista expresó que “hay una situación de recesión a partir de enero y febrero, debido a la contracción y al aumento drástico de las tasas de interés. Ocurrieron 2 hechos además: la devaluación de enero, del 23%, que acompañada por la devaluación de ese mes, del 7%, hizo que se llegara al 30% y al mismo tiempo, hubo otro suceso, ya que para frenar la corrida cambiaria, en diciembre de 2013 se perdieron U$S 2.400 millones de reserva del Banco Central y al mes siguiente, U$S 3.000 millones. El Banco Central aumentó las tasas de interés en una semana y las llevó del 16 al 30%, que es el origen de la actual recesión, ya que ha producido una gran contracción monetaria y económica. Con posterioridad, se dio una disminución de la tasa de crecimiento de la inflación, que pasó de crecer entre 3,5% y 4%, a 2% mensual, que es lo que ocurre en la actualidad. Aún así, la tasa de inflación anualizada de Argentina este año está en el orden de más del 30% anual y puede llegar hasta un 35%… Las medidas tomadas por el gobierno para controlarla, fueron tratar de reducir el déficit fiscal, para lo cual hubo medidas que están en funcionamiento, de extraordinario aumento de las tarifas de electricidad, de gas y de combustible. Son acciones tendientes a disminuir el financiamiento del Estado del déficit público y el resultado es que hubo un incremento de la inflación, porque aumenta el costo de los servicios públicos”.

Castro también dio su punto de vista sobre la relación Gobierno-Campo y expresó que “Argentina es una excepción, como de costumbre, de ser el único país del sur en donde el poder político tiene una actitud de hostigamiento hacia el sector más competitivo de su economía. En el resto de los países de la región, se incentiva y respalda al sector más competitivo en términos de producción internacional. En Argentina, de la producción agroalimentaria depende prácticamente la totalidad del superávit comercial y más del 60% de sus exportaciones son productos de ese sector, ya sean comodities agrícolas o manufacturas. Por eso, la actitud de antagonismo de enfrentamiento político que tiene el gobierno en los últimos 10 años con el sector agroalimentario, es un contrasentido. Este es el problema principal que tenemos en términos internos y de cómo colocar en el mismo rumbo de cooperación, al poder político y al sector más competitivo de la economía del país, que es el rural…”.