Buscan modernizar el sistema penitenciario de Entre Ríos

1
6

El sistema penitenciario de Entre Ríos posee 9 unidades penales y una para menores, que se encuentra en Victoria con 30 internos. El objetivo y promesas de todos los gobierno pasados, fue la construcción de nuevas y amplias cárceles para evitar el hacinamiento, la renovación de todo su funcionamiento, la modernización y la adecuación de lo edilicio, lo social y hasta lo tecnológico, lográndose pocos avances visibles. Esta semana, El Observador habló con el inspector general Héctor Orlando López (director principal de Cuerpo Penitenciario), quien con mucho optimismo en esta gestión del gobernador Sergio Urribarri comentó: “Estamos a punto de inaugurar la Granja Penal de Potreros (Gualeguaychú) con una capacidad para 100 internos. En el mismo predio se están construyendo 22 habitaciones con alojamiento para drogadependientes, con el fin de que se otorgue el correcto tratamiento. En Concordia se está haciendo una remodelación de los baños y duchas del penal, más un pabellón destinado a internos con causas federales. Por otro lado, en el Instituto de Formación Penitenciara se terminó de construir una parte en el predio nuevo que fuera otorgado. Ahora está en estudio la ejecución de la segunda etapa que demandará 4 años”.

– ¿Existe fecha para la culminación de la Granja Penal?

– La obra de Gualeguaychú data de 5 años atrás y fue entregada parcialmente el año pasado. Ahora ya se está produciendo. En 2011 se vendieron productos como lechones, pavos, huevos, pollos, verduras y demás. Debemos aguardar por un decreto del gobernador Sergio Urribarri, donde la habilitará como unidad penal. A través del mismo se le otorgará todo el instrumento legal para que funcione como tal. Actualmente venía trabajando como una dependencia adjunta a la de Gualeguaychú. Es una obra muy importante, que demandará una inversión de 30 millones de pesos.

– ¿Estamos ante una reestructuración penitenciaria en la provincia?

– El Servicio Penitenciario de Entre Ríos está organizando y diagramado de acuerdo a la estructura que establece la Ley 24.660 y todas las construcciones nuevas que se van haciendo, deben realizarse para que los internos estén separados. Estamos cumpliendo con el requerimiento que posee la población penal. Todo lo que se refiera a remodelación o mejoras, se hace de acuerdo a la norma. Los demás proyectos están incluidos en el Plan Quinquenal, mediante el cual se apunta a la reubicación la Unidad Penal Nº 1 de Paraná, la de Concordia, la de Uruguay y la Penal Nº 2. Esta última es la que está incluida en un propósito ambicioso que comenté anteriormente. Se trata de llevarla al predio de esa granja donde contamos con 50 has. disponibles. La finalidad es hacer un complejo penitenciario en Gualeguaychú y dejar el actual predio que está ubicado en inmediaciones del corsódromo.

– ¿Lo que se pretende es reubicarlas y a la vez ampliarlas?

– Queremos sacarlas de las zonas urbanas y a su vez adecuarlas a las situaciones que tenemos hoy. Es decir con todas las condiciones sanitarias, humanísticas, de trabajo y terapéuticas. Queremos modernizar todo el sistema penitenciario, aplicar los adelantos tecnológicos en los talleres, por ejemplo. También optimizar el ámbito educativo, ya que contamos con escuelas primarias, secundarias y terciarias y una sala universitaria. Todas estas nuevas unidades debemos adecuarlas a ese entorno que nos impone hoy la sociedad.

– ¿Hay detenidos que actualmente cursan carreras universitarias?

– Sí, existen 6 internos de la Unidad Penal Nº 1, que optaron por Sistemas de la Información, Accidentología Vial y Biología, carreras que se ofrecen en la Facultad de Ciencia y Tecnología. Esto nace del convenio efectuado con las casas de altos estudios de la provincia. Existen salas en Paraná, Concordia, Victoria, Gualeguay y Gualeguaychú. En todas las unidades se conectan las salas virtuales con la universidad. Por ejemplo, en Concordia estudian Abogacía. En la capital hay un convenio con la Facultad de Psicología, entre otros. Apuntamos a ampliar la gama de conocimientos y carreras universitarias.

– ¿Están saturadas las cárceles?

– Estamos en el límite. Las unidades, excepto la de Potreros o la de Federal que es de máxima seguridad, son instituciones antiguas, adecuadas a 100 años atrás donde la convivencia era de otra manera. Hoy la vida social misma se debe reflejar en la cárcel, tenemos que adecuar las unidades, dividirlas, cerrarlas, organizarlas, ordenarlas, sectorizarlas, y se va reduciendo su espacio en ese aspecto. Internamente tenemos un Departamento de Arquitectura dentro del Servicio Penitenciario, que trabaja en los proyectos con Arquitectura de la provincia. Aguardamos por la ejecución de las nuevas cárceles que se harán con los conocimientos de estos tiempos, de esa manera serán más útiles y ya no tendremos que trabajar en continuas reformas. Actualmente estamos en un límite, pero por la estructura edilicia, no por la cantidad de internos que tenemos. Hoy necesitamos celdas para uno o dos. Antes eran pabellones abiertos para 30 detenidos, pero no había problemas. Hoy debemos estar atentos a cualquier “jugada” entre bandos y a veces se torna peligroso.

– ¿La cárcel de Federal está en funcionamiento?

– Sí. Es una unidad de máxima seguridad para detenidos con serios problemas. Tenemos un penal y un neuropsiquiátrico, donde están los presos de mala conducta. Allí están de 30 a 90 días, según lo que diagnostica el médico y el gabinete de profesionales le realiza un tratamiento personalizado para lograr su estabilización. Una vez efectuado, se los traslada nuevamente a la unidad penal de referencia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here