Buenos Aires: joven murió por un aborto casero con un tallo de perejil

0
154

Tenia 24 años. Era madre de dos hijos e ingresó a la guardia de un sanatorio en San Martín con complicaciones y luego fue trasladada al hospital provincial de General Pacheco (Buenos Aires), donde falleció.

La joven de 24 años murió tras ingresar en grave estado a la guardia de un hospital bonaerense por complicaciones producidas tras someterse supuestamente a un aborto clandestino, según denunciaron integrantes de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal.

La víctima, identificada como Liz para preservar su verdadera identidad, era madre de dos hijos e ingresó a la guardia de un sanatorio en San Martín con complicaciones y luego fue trasladada al hospital provincial de General Pacheco, en Tigre, donde estuvo internada en terapia intensiva dos días hasta que falleció, se informó a la prensa. El ministro de Salud bonaerense, Andrés Scarsi, dijo que siente “dolor” por la muerte de Liz, aunque respaldó el protocolo “restrictivo” que se aplica en la Provincia.

El funcionario aseguró que siente “un dolor tremendo” por la muerte de la joven: “Lo que le pasó a esta mujer es que sufrió un shock séptico, es decir, un cuadro infeccioso. Eso pasa con muchos otros cuadros, no sólo con los abortos, y los atendemos a todos”, remarcó Scarsi. También consideró que en lugar de avanzar con una legalización del aborto en la Argentina, “el foco fuerte debe estar en la educación sexual”.

Al mismo tiempo, dejó de lado la competencia de la provincia en la materia: “Cuando uno está en un lugar de tanta responsabilidad hay que acatar las decisiones que se toman, y acá el Congreso ya decidió. Garantizamos la atención de las patologías que tienen legislación”, sostuvo.

Descartó que la Provincia vaya a adherir al protocolo de Nación, que es más contemplativo y menos restrictivo que el bonaerense y consultado sobre su opinión acerca de la posibilidad de legalizar el aborto en el país, se manifestó abiertamente en contra: “No, yo ya dije mi postura, y la gobernadora María Eugenia Vidal, también”, manifestó.

Dirigentes políticos lamentaron su muerte
Dirigentes de distintas fuerzas políticas lamentaron este martes y por medio de las redes sociales el fallecimiento de una joven que se habría realizado un aborto clandestino practicado en su casa y repartieron críticas hacia quienes rechazaron el proyecto de interrupción legal del embarazo.

“Liz tenía 24 años. Se murió por practicarse un aborto clandestino con un tallo de perejil. ¿En serio alguna gente se siente “aliviada” de que todo siga igual?”, se sumó su par del FpV y titular de la CTA de los Trabajadores Hugo Yasky.

Con foco en la muerte de Elizabeth, el jefe de la UCR porteña, Guillermo de Maya, reclamó a los senadores que votaron en contra del proyecto que “expliquen qué vida salvaron”. Por la misma red social, la legisladora porteña del PTS- Frente de Izquierda Myriam Bregman aseguró que a los diputados y senadores que votaron en contra del proyecto “no les duele la muerte” y que “mintieron durante todo el debate”.

Nicolás del Caño, diputado de la misma fuerza política, expresó “dolor y bronca” por otra muerte por abortos clandestinos, y consideró que “los senadores y la cúpula de la Iglesia la condenaron a la muerte”, porque “no defienden ninguna vida”. En tanto, la diputada del Partido Obrero-Frente de Izquierda Romina del Plá coincidió en que “el aborto clandestino que defendieron los senadores se cobra una nueva vida” (Cadena 3).