Bruno: “Los cambios climáticos se agudizarán si no cambiamos nuestros hábitos”

0
3

El investigador y científico de Seguí, Rubén Bruno, fue distinguido en diciembre pasado en Buenos Aires con el mejor promedio en el curso de observador meteorológico que se llevó a cabo en el Servicio Meteorológico Nacional. En diálogo con El Observador, Bruno se refirió a las actividades que lleva a cabo en su localidad y contó que numerosos grupos de alumnos de distintos puntos de la provincia llegan a visitar su observatorio. “El recorrido dura unas 4 horas y lo que hacemos básicamente es recibir a la delegación para luego pasar a una clase teórica-práctica de meteorología. Allí, se hace una exposición de un trabajo de investigación y la observación y el análisis de una serie de instrumentos elaborados totalmente con elementos reciclados. También llevamos a cabo una observación de la Tierra a través de un radiorreceptor de satélites artificiales y a continuación, damos una clase de astronomía, dentro de la cual se efectúa la observación del instrumental astronómico con que cuenta el observatorio, descripción, manejo y cuidado de los mismos y una explicación y demostración del funcionamiento del telescopio reflector principal”. Bruno comentó que “estos datos meteorológicos también me los piden de diversos lugares, como por ejemplo de la Dirección de Hidráulica del gobierno provincial. Son muy útiles sobre todo por su valor histórico, ya que tengo información de fenómenos de la zona desde 1945”. Al ser consultado sobre cómo se inició en esta actividad, manifestó: “Se podría decir que comencé desde muy niño; a los 10 u 11 años empecé a sentir curiosidad por la naturaleza, por los sucesos climáticos y por supuesto, siempre me llamó la atención la tecnología”.

Durante la charla, aparecieron 2 temas que últimamente ocupan un lugar importante en la charla cotidiana de la gente y que tiene que ver con lo científico, como es la aparición de objetos voladores no identificados y el augurio de que el mundo terminaría en 2012. Al respecto, Bruno dijo: “Yo trato de aplicar a todo lo que analizo, un rigor científico. Lo que sucede es que muchas de estas teorías que circulan por ahí tienen su origen o una base relacionada con la ciencia. Pasa que luego, alguien o algunos, tal vez para su propio provecho o para promocionar alguna película, juegan con la gente y llevan hasta lo ficcional estas ideas. Lo que sí es cierto y muy real es el daño que le estamos haciendo al planeta y los lógicos cambios climáticos que empiezan a suceder y que se agudizarán con el paso del tiempo, sino cambiamos nuestros hábitos. Creo que lo más duro, es que los países que más contaminan, son quienes menos en serio se toman este tema”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here