Bragachini: “Agregarle valor a la soja es crear trabajo argentino”

El coordinador del Proyecto de Eficiencia de Cosecha, Poscosecha y Agroindustria en Origen del INTA, Mario Bragachini, recordó que “el Plan Estratégico Agroalimentario (PEA) tiene como objetivo que nuestro país aumente un 80% su industrialización hacia 2020”. En esa línea, el técnico aseguró que “la soja ofrece un sinnúmero de oportunidades para su transformación, la debemos producir y exportar industrializada, con alto valor agregado y muchas horas de trabajo argentino por hectárea con el consecuente desarrollo local”.

Esta transformación, agregó, “es la base para mejorar sustancialmente la mano de obra por hectárea de soja. El punto de partida es la industrialización en origen de los granos, mediante pymes asociativas de escala y tecnología competitiva”.

Para el especialista, producir expeller y aceites con calidad es uno de los puntos clave de control en una planta de extrusión-prensado de soja. En números, se procesan actualmente en pymes, 3.500.000 toneladas de granos de soja que producen aceite crudo por prensado (0,42 M/tn) y proteína entregada en dos formas: como soja integral extrusada y expeller (3,01 M/tn). El último nombrado es un subproducto que se obtiene luego del extrusado y prensado. Se trata de un concentrado con un importante contenido proteico que funciona como suplemento dietario que junto a otros granos conforman el alimento balanceado.

Según la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal (CAENA) para producir 13.000.000 de toneladas de alimento balanceado se necesitan casi 1.500.000 Tn. de expeller de soja. Agregar valor a los granos y convertirlos en producto balanceado con posibilidades de que se transformen en carne, permitirá que en 2020 en el país se llegue a los 400.000 puestos de trabajo sólo en la cadena de la oleaginosa.

“En 2011 se instalaron cerca de 200 nuevas plantas en todo el país, que sumadas a las ya existentes, totalizan más de 400 a escala nacional. Por otra parte, la producción total de soja extrusada prensada en origen en Argentina supera los 3.500.000 toneladas”, afirmó Bragachini. Estas plantas, formadas por grupos de productores o empresas de tipo familiar, se encuentran en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires.

En términos generales, los procesos de extrusión y prensado, bien controlados –temperaturas elevadas por un periodo corto de tiempo–, son los que pueden generar los materiales de mejor calidad –más digestibilidad–, con menor daño de la proteína y mayor contenido de aminoácidos esenciales, fundamentalmente lisina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.