Bovril: Se realizará un curso sobre control de estrés

0
0

imagesEn declaraciones a El Observador, el teólogo Edelmiro Utz, se refirió a diferentes adicciones que padece la sociedad y adelantó que tras el curso que se desarrolló del 3 al 7 de noviembre para dejar de fumar y al que asistieron unas 60 personas se brindará uno similar del 24 al 28 del corriente, en el Centro Polideportivo Municipal a las 21.00. En esta oportunidad, la temática girará en torno al control del estrés, por lo que invitó a todos los interesados a participar. Los mencionados cursos son organizados por la comunidad adventista local, con el apoyo del municipio y la participación es libre y gratuita.

En este sentido, adelantó que “se hará presente un profesional del Sanatorio Adventista del Plata para hablar del corazón y el estrés. También se realizarán algunos tests psicológicos para ver el modo de comportamiento de cada uno de nosotros, descubrir nuestros puntos fuertes y débiles del temperamento”, comentó y añadió que una vez finalizados los cursos se realiza “un grupo de apoyo para trabajar y solucionar ese problema en la vida de cada uno ya que se necesita más compañía, porque son temas que nos perturban a todos y que en un estado avanzado se puede traducir en depresión, que quita las fuerzas y el combustible para seguir adelante todos los días”.

Lógicamente que hay momentos en que está tan avanzada la enfermedad que se necesita de medicamentos, pero la intención nuestra es ayudarles, más en estos tiempos donde corremos tanto para ganarnos la vida y nos olvidamos de vivirla. No sabemos poner las prioridades”, expuso el profesional.

En cuanto a las adicciones, Utz afirmó que “el cigarrillo es una de las principales, donde si bien hay mucha propaganda negativa, el consumo ha aumentado, algo similar sucede con el alcohol y las drogas no permitidas, porque la gente no encuentra sentido a la vida por lo que recurre a este tipo de sustancias”.  Al ser consultado sobre el efecto, positivo o negativo, en caso de que se legalice la marihuana analizó que depende de cada persona. Quizás al legalizarla se reduciría el narcotráfico, pero a su vez muchos y en especial los adictos pueden llegar a decir ‘si la legalizaron no es mala’. Es un tema difícil y no resulta sencillo determinar cómo impactaría esto en la sociedad”, concluyó.