Bovril: La Escuela de Educación Integral alcanza los 35 años de vida

El miércoles 24 de agosto la comunidad educativa de la Escuela Privada de Educación Integral Nº 14 “Senderos de Luz”, festeja 35 años al servicio de todo un pueblo. Sus orígenes cuentan que surge por la iniciativa de un grupo de personas de esta localidad, que perseguían un fin social como lo es la educación e integración de niños y adolescentes con necesidades educativas especiales. En función de este objetivo, la Institución Amigos del Discapacitado (Iadi) gestionó y logró la creación de la escuela, cuyo reconocimiento pedagógico consta en la Resolución Nº 688/82 del Consejo General de Educación (CGE), iniciando sus actividades el 24 de agosto de 1981. En 1983 se incorporó el servicio de comedor escolar, desde 1986 funciona el horario de jornada completa y el edificio propio se inauguró en 1992 en Augusto T. Vandor 255. Actualmente se encuentra al frente de la entidad, la directora María José Morales.

Su funcionamiento, existencia y desarrollo es un elemento importante para la comunidad ya que la educación integral se preocupa de desarrollar todas las posibilidades de una persona. Es la encargada de prepararla para varios planos futuros, tanto para el reflexivo como el del trabajo.

Aquí la tarea del docente es uno de los eslabones más relevantes para alcanzar tales objetivos. Algunos de los principios de este tipo de educación integral son, por ejemplo, aprender a escuchar a los niños. Los libros indican que es la mejor herramienta con la que cuentan los educadores, pues lo cierto es que aunque ellos son los encargados de moldear a los pequeños, estos también tienen mucho que decir acerca de cómo quieren ser educados.

“Lo más lindo es ver la evolución de los chicos en la vida diaria, poder compartir momentos con gente que espera una igualdad de oportunidades”, le dijo alguna vez una docente de este campo a El Observador. Indudablemente que se trata de lo más gratificante que entrega la profesión de estar al frente de los chicos, de guiar sus caminos y de brindarles las herramientas suficientes para esa “igualdad de oportunidades”.

Una educación integral es aquella que contempla, en su debida importancia, la totalidad de las funciones humanas como la sensibilidad, afectividad, razonamiento y comprensión. Valores tanto del cuerpo como del espíritu, corazón y carácter.

Los padres depositan sus ilusiones en las manos de los docentes quienes emplean su labor desde el alma, tratando de utilizar los elementos que les brindan los organismos de educación provincial o nacional. Se ocupan de cada detalle en el funcionamiento institucional, yendo desde una capacitación o compra de materiales didácticos, hasta la parte de infraestructura del edificio. Son la puerta que conduce a los niños hacia la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.