Blochinger: “Nos están dejando una importante deuda flotante con los proveedores”

En diálogo con El Observador, el intendente electo de Bovril, Alfredo Blochinger, habló sobre los últimos detalles que lleva adelante su equipo de trabajo para asumir el próximo domingo 11 de diciembre el gobierno local, acto que se llevará a cabo en la Plaza 3 de Febrero a partir de las 19.00.

Cabe destacar que los nuevos integrantes del Honorable Concejo Deliberante, realizan el juramento este 9 de diciembre y la presentación del nuevo gabinete municipal se dará a conocer el domingo.

Haciendo referencia a este último tema el futuro presidente municipal, manifestó que “venimos trabajando en la conformación del gabinete y nos encontramos en óptimas condiciones para hacernos cargo del gobierno de nuestra ciudad. Se harán algunas modificaciones, se crearán un par de direcciones y habrá varios funcionarios que van a ingresar al municipio en forma totalmente gratuita, es decir que no van a cobrar sus sueldos y lo harán como una colaboración para poner en claro lo antes posible las finanzas municipales”.

El dirigente remarcó que de acuerdo a la información a la que han tenido acceso “nos están dejando una importante deuda flotante con los proveedores y también una situación preocupante con el gremio de los empleados municipales, ya que se nos presentará la dificultad de recaudar para pagar sueldos y aguinaldos, porque estamos en una situación económica municipal crítica”.

Con respecto al parque automotor Blochinger contó que “nos hemos encontrado con herramientas y maquinarias en estado precario y en muchos casos deteriorado, que no están en funcionamiento, entre ellas desmalezadoras, tractores, los camiones están parados porque los motores no funcionan, la retroexcavadora está desarmada en un taller y los servicios actualmente se están cumpliendo a medias. La recolección de basura no se hace constantemente, hay ramas por todo el pueblo, no se corta el pasto, la iluminación no se repone, las calles no se arreglan, estamos en un estado de abandono total. Hace un mes que la ciudad viene decayendo en forma abrupta por la falta de interés de las autoridades municipales actuales que dejaron de trabajar, son los empleados los que se han hecho cargo para paliar esta situación”.

A pesar de que la deuda ascendería a más de $ 700.000, el nuevo jefe municipal se vio confiado y seguro. “Tenemos la esperanza y fe de trabajar en forma conjunta con el gobierno provincial y nacional, hemos estado en contacto con algunos funcionarios y se nos abren algunas puertas, por eso estamos entusiasmados y esperanzados de poder salir de esta crisis local”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.