Aseguran que el 2015 será otro año positivo para el sector porcino

0
0

UcelliEl presidente de la Asociación Argentina de Productores de Porcinos, Juan Luis Uccelli, consideró que el 2015 será otro buen año para el sector “con una demanda constante y un resultado de rentabilidad positiva”. No obstante el dirigente aclaró que “se podrán dar algunas bajas puntuales, las que serán compensadas rápidamente. Como siempre decimos que, el negocio se ve a lo largo de un año, no de unas semanas”. Acotó que “puede darse una sobre-oferta de carnes localmente y una suba de los cereales, pero muy puntualmente”.

En Entre Ríos, las expectativas de los productores también son alentadoras, por lo que se proyectan importantes inversiones, en nuevas granjas y frigoríficos. Cabe recordar que en 2014, la faena de cerdos creció un 17%, siendo una de las provincias que más aumentó en este aspecto. Se estima que este año, el consumo per cápita en el país será de 14 kilos, lo que genera grandes expectativas en el sector.

En Argentina, hay más de 3.400.000 cerdos y una cantidad de madres en estrato comercial que alcanzan las 345.000. El presidente de la Cámara que los nuclea en la provincia, Carlos Trossero, no dudó en afirmar en diálogo con El Observador que “el 2014 fue un año bueno en cuanto a producción y precios” y destacó que las perspectivas son alentadoras para el que está comenzando “ya que se sigue con un crecimiento importante”.

En los últimos años, la producción de cerdos en el mundo incorporó un creciente progreso tecnológico, pasando a ocupar los primeros lugares en el volumen de carne consumida. Esta evolución fue particularmente marcada en los países desarrollados, pero en los menos desarrollados, también se dio un alto crecimiento, aunque un poco más lento. Se reconoce a la explotación porcina como mejor adaptada a las economías emergentes, por su posibilidad de rápida de expansión.

En zonas con suelos aptos para la agricultura, “es una alternativa de diversificación especialmente eficaz para pequeños y medianos productores, aumentando sus ingresos y logrando la sustentabilidad de su explotación al disminuir los riesgos”.

La aparición de escenarios más rigurosos, fueron exigiendo “sustituir la imagen clásica y convencional del productor tradicional por otra más activa y dinámica, propia ya de un productor-empresario, que necesita anticiparse a los hechos y tomar decisiones más precisas”, tal como se viene realizando en la provincia y el país.