Aseguran que 1.000.000 de argentinos tienen hepatitis y no lo saben

0
1

hepatitis_cCada año, las hepatitis virales son responsables de la muerte de 1.500.000 personas en el planeta e incluso la Organización Mundial de la Salud la considera como una enfermedad más grave que el SIDA y la tuberculosis. La llaman “epidemia silenciosa”, dado que la mayoría de los afectados, desconoce estar infectado y a lo largo de décadas, desarrollan lentamente esta enfermedad hepática. Por este motivo, es fundamental tomar conciencia de la importancia de realizarse un test de diagnóstico y vacunarse a tiempo, evitando así daños irreparables. “Hay tratamientos exitosos de la enfermedad que permiten suprimir al virus B y eliminar el C, por eso es importante realizarse un test de diagnóstico y buscar cuidado médico a tiempo”, expresan desde la Asociación de Estudios de Enfermedades del Hígado.

En Argentina, más de 1.000.000 de personas estarían infectadas con la hepatitis B y C y la mayoría no lo sabe. En todo el mundo, se cree que existen 240.000.000 de personas con infección crónica con el virus de la hepatitis B y 150.000.000 con el de la C.

En diálogo con Canal 6 Entre Ríos TV, el médico gastroenterólogo Dr. César Muro, detalló que la persona afectada siente “como si tendría un estado gripal, como fiebre, decaimiento, cansancio y a veces, como el hígado se inflama, sufre dispepsia, mala digestión… Después hay otros signos, como el color amarillento de la piel, la orina se torna oscura y la materia fecal amarilla”.

El profesional recordó que “la hepatitis puede ser A, B, C, D, E y otras, pero las que más se conocen son las 3 primeras y la que es más infecciosa de persona a persona, es la B. Argentina marcó un hito en la historia, porque desde el 2004 se hicieron programas de trabajo de vacunación contra la hepatitis A, por lo que la frecuencia de contagio y la prevalencia de esa enfermedad disminuyó abruptamente, tal es así que en otros países, están tomando dicho trabajo como ejemplo. En este momento, estamos entre los que tienen menor prevalencia, a pesar de que tenemos vecinos como Paraguay, Bolivia o Perú, que tienen la mayor prevalencia del mundo de hepatitis A”.

Cabe acotar que Argentina tiene a la vacunación contra la hepatitis incluida en el Calendario Nacional y se aplica al recién nacido (dentro de las primeras 12 horas de vida) y a los 2, 4 y 6 meses (como componente de la vacuna quíntuple, conocida también como pentavalente). También se completan o inician esquemas a los 11 años, en el caso de los niños que no hubieran recibido las dosis correspondientes con anterioridad y se aplica la inmunización al personal de salud y a todos los adultos con factores de riesgo (hemodializados, politransfundidos, personas privadas de la libertad, personal carcelario, hombres que tienen sexo con otros hombres, heterosexuales no monogámicos, adictos endovenosos, personas con vih-sida y convivientes y parejas sexuales de portadores de hepatitis B).

Formas de transmisión: La hepatitis A se transmite por el contacto con el agua, alimentos u objetos contaminados con materia fecal. La B en tanto, por el contacto con sangre, semen o líquidos corporales a través de las relaciones sexuales (orales, vaginales y anales) o al compartir agujas, jeringas o elementos corto-punzantes. También de una mujer embarazada que esté infectada a su bebé durante el parto. La hepatitis C se transmite por el contacto con sangre al compartir agujas, jeringas o elementos corto-punzantes y aunque es muy poco frecuente, también puede transmitirse por vía sexual.