Artistas entrerrianos en El Observador: Esta semana, Rubén Cuestas

Esta semana visitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, Rubén Cuestas (integrante junto a su hermano Néstor, del exitoso dúo “Los Hermanos Cuestas”), quien dialogó con el Cont. Fernando A. Huck (director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes”, que se emite los martes y jueves, a partir de las 21.30 por Canal 6 ERTV). Acompañado por sus hijos Servando y Lautaro Cuestas y por el Prof. Luis Farías, Rubén contó en forma muy amena y simpática, recuerdos sobre su extensa trayectoria. También cantó algunos de los recordados temas que le permitieron al grupo llegar a los principales escenarios musicales del país y a los medios de comunicación más importantes de Argentina.

– Cuando se habla de Rubén Cuestas, inexorablemente se lo relaciona con los silbidos de decenas de pájaros: ¿Cómo llegó a mezclarlos con la música?

– (Rubén Cuestas) Nos presentábamos en Posadas (Misiones), un 10 de noviembre de 1963. Habíamos ido en tren desde Paraná. Era un día de muchas lluvias (475 mm). Mi hermano Néstor quedó disfónico. Llamaron a un médico y tenía la garganta irritada, por lo que no iba a poder cantar. Igualmente él dijo que había ido a cantar y lo iba a hacer aunque sea la última vez en la vida que lo haga. Por entonces, él tenía 18 y yo 21 años. Con esa situación, pensamos en cambiar el repertorio. Él era el único que sabía que yo imitaba a los pájaros. Nadie sabía que silbaba. Recuerdo que lo habló con grandes personalidades, periodistas y todos me aconsejaron que ese era el día que tenía que hacerlo. Subí al escenario, yo estaba acostumbrado a las peñas, pero acá eran 15.000 personas que nos estaban esperando. Silbé con toda mi alma y cuando abro los ojos veo revoleadas de poncho, la gente gritaba, encendían antorchas… El escenario tenía 3 metros de altura, en relación al lugar donde estaba el público y cuando terminamos la actuación, me tiré del anfiteatro al suelo y salí corriendo. Pensé que no les había gustado, pero después fueron a explicarme que estaban todos muy contentos. Que habíamos sido ovacionados. Hemos tenido la oportunidad de recorrer cientos de escenarios y de haber llegado a los canales de televisión de Buenos Aires. El primero que nos llevó a la “tele” fue Pipo Mancera (Sábados Circulares) en Buenos Aires a partir de 1966 y luego en peñas, churrasquerías… Un día estuvimos en El Rancho de Fernando Ochoa, un recitador que acompañó en las películas a Carlos Gardel. Allí nos vio una persona, que se me acercó y me dijo: “Pibe, quieren actuar con Pipo Mancera?” Y ahí surgió esa posibilidad y lo hicimos… Hemos participado en películas… Primero nos hacíamos llamar el dúo Los Baquianos y con ese nombre llegamos a Buenos Aires. Un día vino el representante de Sandro y nos dijo: “Sáquense esas pilchas, pónganse smoking y moño y suban como Los Hermanos Cuestas”. Y así lo hicimos. Actuamos en el teatro nacional, en todos los canales…

– Trayectoria que les permitió también llegar a Cosquín…

– (Rubén Cuestas) Fuimos a Cosquín en 1964, donde nos dieron mención especial. Luis Landriscina nos dijo: “Ustedes ganaron junto conmigo ese año, pero en ese momento no había premio para dúos”. Con él hemos estado de gira, también con Los Chalchaleros, Los Fronterizos, Daniel Toro, “El Chango Nieto”, el ballet del Chúcaro, Juan Darienzo, Osvaldo Pugliese, quien una vez me dijo: “Te animás a hacerme ‘pata’, porque alquilé la casa de Gardel y voy a presentar un cantorcito y quiero que estén ustedes?”. Ese cantorcito era Abel Córdoba

– ¿Qué sienten haber representado a la música de Entre Ríos durante tantos años?

– (Rubén Cuestas) Al principio cantábamos zamba, en Buenos Aires hacíamos malabarismo, zapateábamos, cantábamos, hacíamos todo un espectáculo. Durante nuestra trayectoria hemos llevado la música de Entre Ríos a todos los rincones del país, hace 40 años que volví desde Buenos Aires, porque me estaba “aporteñando”. Estuve 10 años viviendo en calle Corrientes y Uriburu…

– Fue un maestro para muchos músicos…

– (Servando Cuestas) Sí. Lo he acompañado desde que tenía 6 años. Tengo fotos con Pepitito Marrone y otros tantos. Ha sido un ejemplo de vida, de dedicación, profesionalismo y de respeto al prójimo. Es un grande en la humildad…

– (Farías) Siempre lo escuchábamos en casa y es increíble en este momento tocar con él, pero además, compartir comidas, opiniones. Por su intermedio hemos conocido gente del ambiente y una cosa es escucharlo en tu casa y otra, trabajar con él…

– “Juan del Gualeyán”, “Soy Entrerriano”, “Pioncito de Estancia”, “Coplas Felicianeras” y otras tantas canciones fueron exitazos ¿cuál es la que más le pide la gente?

– “Juan del Gualeyán”, “Canción de Puerto Sánchez”, “Canción de cuna costera” son algunas de las que más nos solicitan. Grabamos 14 discos, con mucha satisfacción y alegría, pero también con humildad. Creo que somos los únicos de Entre Ríos que tenemos un disco de platino. Fue otorgado a nivel internacional, cuando grabamos Juan del Gualeyán.

– ¿Qué opina del folclore actual, de Soledad Pastorutti, Los Nocheros, Jorge Rojas…?

– (Rubén Cuestas) La primera cámara de televisión que vio Soledad, fue en “El Rancho de los Hermanos Cuestas” que se filmaba en Paraná. Era una criatura entonces…

– ¿Ve esa misma pasión en la juventud por la música?

– La juventud por ahí hoy no sabe quiénes son Los Hermanos Cuestas. En los últimos 10 años había dejado de cantar, pero mis hijos Servando, María de los Ángeles y Lautaro me lo pidieron y volvimos. ¨Pero solamente con algunas salidas. Ya no más giras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.