Ariel Robles: «Que Crespo sea una ciudad modelo es nuestro sueño»

El sábado 10 de diciembre, exactamente a 28 años de la recuperación de la democracia en Argentina, el Ing. Ariel Robles asumió como intendente de la ciudad y por primera vez se dirigió a los crespenses en tal carácter, manifestando su alegría, entusiasmo y fundamentalmente la gran responsabilidad con que afrontaba este desafío de gobernar y guiar el destino de todos. En ese contexto, reconoció la labor de sus antecesores: Héctor Seri, Rolando Kaheler, Cdor. Daniel Pfaifer, Ing. Eduardo Salcerini, Arq. Darío Schneider y Juan Carlos Brambilla, quienes aportaron al crecimiento de Crespo y al fortalecimiento de la democracia local. Robles dijo entender la política como una herramienta que permite transformar la realidad, para mejorarle la vida a las personas y en tal sentido agregó: “Nuestra forma de gobernar será mirando al futuro, al mañana, planificando y organizando con un objetivo claro del modelo de ciudad que queremos. Pero no nos olvidaremos del hoy, de las urgencias insatisfechas de nuestros vecinos que menos tienen. Crespo es una ciudad moderna, productiva, innovadora, competitiva y queremos que nuestro gobierno esté a la altura de las circunstancias. Aspiramos a ser modernos, productivos, innovadores y competitivos, pero a su vez equitativos, justos, amplios, solidarios y pluralistas”.

El flamante mandatario recordó que durante la campaña su partido hizo hincapié en 2 ejes principales de gestión: por un lado el desarrollo local productivo sustentable y por otro, la construcción de una mejor calidad de vida para los crespenses. Se explayó al respecto, señalando que “consideramos fundamental el desarrollo local como herramienta para generar el aprovechamiento integral de las ventajas comparativas que posee nuestra ciudad. Promoveremos mayores inversiones, mayor riqueza, más empleos y beneficios para todos, pero nunca perderemos de vista el medioambiente y la ecología. Queremos liderar esta micro región agroalimentaria, para posicionarla bien alto en la provincia, de modo que cuando se hable de Crespo, se hable de nosotros y las aldeas. El futuro del área industrial es transformarse en un parque industrial modelo, para lo cual trabajaremos con mucha fuerza. Respecto del segundo eje, al hablar de crear ciudadanía, queremos significar que garantizaremos la libertad de expresión y de crítica, impulsando condiciones efectivas de participación, fomentando el desarrollo del pensamiento y alentando modelos de organización participativa. Debemos concientizarnos sobre el valor del trabajo como generador de dignidad, la importancia de la solidaridad como una actitud permanente para alcanzar la igualdad de oportunidades, revalorizar la educación, porque es el elemento motor de superación personal y por último, aferrarnos al valor de la justicia para garantizar la convivencia en la comunidad. Una mejor calidad de vida es posible. Los servicios básicos tienen que estar al alcance de todos nuestros vecinos en los próximos 4 años. No deberán quedar hogares sin agua ni cloacas, sin alumbrado y sin el beneficio del gas natural. Seguiremos pavimentando con los sistemas de ahorro previo y por administración, pero somos conscientes que con eso no alcanza. Avanzaremos en un empréstito accesible, que nos permita construir 200 cuadras más y de esa manera acercar la solución, por lo menos a la parte más poblada. Me comprometo a demostrarles que con lo que ahorramos en reposición de broza y equipamiento vial, más la cantidad de agua que gastamos con los regadores, pero principalmente con lo que ganamos en salud, este crédito se amortizará en pocos años”.

El justicialista que ganó las últimas elecciones, sostuvo que los crespenses se merecen una ciudad limpia, ordenada y segura. Por otra parte, invitó a las empresas locales a trabajar conjuntamente con el municipio en un proyecto de ciudad ambientalmente pura. “Debemos lograr que las industrias y el medioambiente convivan. Sólo de esa manera podremos afirmar que estamos transitando un desarrollo local en serio”, dijo Robles.

Haciendo alusión a los espacios públicos, aseguró que planean permanentemente generar eventos, donde las plazas y parques sean puntos de encuentro para las familias. En otro sentido y como lo había anunciado durante su campaña, mencionó que el municipio centrará su atención de salud la prevención, desarrollando un plan estratégico, que responda no sólo a las demandas propias de las enfermedades, sino también a la calidad de vida desde el punto de vista social. Ello incluye atender los problemas sociales que emergen, como la violencia familiar o de género, el alcoholismo, la adicción al juego o la drogadicción, de modo intersectorial. “Queremos que el gobierno, las instituciones, el sistema educativo, las familias y las iglesias, sean parte del proceso de búsqueda de solución a estas problemáticas y fundamentalmente, que a través de cada sector se articule la puesta en marcha de acciones que tiendan a erradicar algunos flagelos”, señaló el nuevo mandatario.

Párrafo especial tuvo en su alocución el agradecimiento a los secretarios y directores de áreas que decidieron acompañarlo. Asimismo, les pidió honestidad, compromiso, vocación de servicio y sensibilidad social, remarcando que es fundamental que cada uno de ellos esté en contacto permanente con los vecinos. También se dirigió a los empleados municipales, a quienes les manifestó: “Les aseguro que en mí tendrán a otro trabajador más, dispuesto a ayudar y a dejarse ayudar. Les pido vocación, porque será la manera de reconocer que nos debemos a nuestros vecinos”. En cuanto al ámbito legislativo, dijo que confía en que trabajarán conjuntamente con el Ejecutivo, en busca de una ciudad más justa e igualitaria y se puso a disposición de los concejales, para escuchar todas las propuestas que surjan.

Sus últimas palabras del primer discurso oficial estuvieron dirigidas a los vecinos de la ciudad, a quienes les manifestó: “Mis infinitas gracias y les pido que participen, que nos ayuden, que acerquen esa crítica positiva y bien intencionada, que no sean indiferentes a nuestro gobierno. Tenemos el mismo anhelo que ustedes, ver y hacer de Crespo una ciudad económicamente potente, socialmente justa, con ejes claros en la cultura, la educación y el deporte. Que Crespo sea una ciudad modelo es nuestro sueño y cada vecino está convocado a trabajar para que esto sea posible. Invito a todos, a los niños para que con su inocencia nos den el coraje para salir adelante, a los jóvenes, porque con su energía, audacia y alegría, generan entusiasmo y vitalidad. A los adultos, dado que con sus conocimientos puestos al servicio de la comunidad, ayudarán a mejorar la calidad de vida de todos. Quiero que se sume a este proyecto el obrero, el trabajador, las amas de casa, los padres, los maestros, porque su aporte es imprescindible. Los ancianos también están invitados, porque con su sabiduría y serenidad, nos ayudarán a vencer el desaliento”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.