Básquet: “A nadie le interesó la opinión de Atlético Tala” dijo Rojkin

0
1

El presidente del Club Atlético Tala, Samuel Rojkin, expresó su rechazo a los cambios introducidos en el Torneo Federal de básquet (ex Liga Nacional “B”), a la que había ascendido la entidad, luego de coronarse campeón entrerriano. El dirigente recordó que “cuando se inició la temporada 2011 de la Liga Provincial, en Atlético nos fijamos un único objetivo, obtener el ascenso. Se comenzó a trabajar en función de lo planteado y con el reglamento de la Liga Provincial en la mano, se terminaron las dudas: para ascender había que ser campeón. Nos reunimos con el entrenador y empezamos a diagramar la integración de un plantel con el cual se pudiera aspirar seriamente a la obtención del título. No había margen de error, ya que el boleto para la ‘B’ era ‘único’, exclusivo para el campeón, así había sido en las últimas temporadas y así sería en la que estaba por comenzar… Y Atlético fue campeón por primera vez en la historia de la Liga (25 años) y obtuvo el ascenso. Las semanas posteriores a la final traerían novedades. Las primeras versiones sobre invitaciones a jugar la LNB (a esa altura Liga Argentina de Básquet, denominación que poco duró y paso a convertirse en Torneo Federal de Básquet) dieron lugar a inmediatas desmentidas, que con el correr de los días (a veces de las horas) pasaban a ser simples frases vacías de contenido que perdían sustento desde el mismo momento que la realidad indicaba lo contrario. Se dijo que no se les iba a permitir a Echagüe y a Estudiantes emigrar al TNA (se fueron sin pedir permiso ni dar aviso); que de ningún modo habría invitaciones a equipos de la Liga Provincial (primero le llegó a Regatas; hace unos días a Peñarol); que la región entrerriana se conformaría sólo con 4 equipos; que no habría descensos para Entre Ríos y descenderían 2 de Santa Fe (descienden uno de cada provincia); que no se desmantelaría la Liga Provincial… El festival de declaraciones, gestiones, desmentidas, aclaraciones, versiones, marchas y contra marchas contaba con un gran ausente que se convertía sin proponérselo en testigo de lujo: Atlético Tala. El campeón, el único que había adquirido el derecho a representar por vía de ascenso al básquet provincial en el flamante Torneo Federal, era total y absolutamente ignorado. A nadie le interesó la opinión de Atlético, de hecho, nadie la pidió. A ninguna autoridad del básquet provincial se le ocurrió que Atlético era parte interesada en esta cuestión. Todos olvidaron que Atlético hizo un esfuerzo enorme (sus jugadores, técnicos, directivos, hinchas, auspiciantes) para alcanzar el objetivo de ascender a la ‘B’, para lo cual solo cabía la posibilidad de ser campeón, objetivo que se cumplió. Lo cierto es que, art. 39 al margen, las invitaciones fueron llegando y los ascendidos se fueron sumando, el reglamento pasó a ser letra muerta y ni hablar del espíritu de la ley, olvidado, marginado y enterrado. Resulta que toda vez que un club incurre en violación al reglamento debe abonar gruesas multas, pero el órgano sancionador, se arroga el derecho de violar alegremente una norma de dicho reglamento (art. 39) sin siquiera darle intervención al club que tiene la facultad de exigir el cumplimiento concreto de esa norma, toda vez que adquirió el derecho al ascenso que la misma consagra, derecho que si bien no le están quitando (nada más eso faltaría), sí se lo están recortando o fragmentando o mutilando, al tenerlo que compartir. Tan desprolijo fue todo que no se reparó en el hecho de que se estaba ocasionando perjuicio a un club que desde el 29 de mayo (fecha de disputa del último partido de la Liga Provincial) está trabajando para jugar un torneo en el que sería el único representante local y con ese argumento ha obtenido auspiciantes que hoy declinan de la totalidad o parte de sus aportes, porque se encuentran con otra realidad. Tan desacertado ha sido el manejo de la cuestión que los responsables no han tenido en cuenta que han puesto en tela de juicio la credibilidad de los dirigentes de Atlético, quienes hoy se ven en la obligación de explicar lo inexplicable… ¿cómo se explica que aún siendo semifinalista, se asciende igual? ¿Qué hay de las erogaciones realizadas para formar un plantel que pudiera ser campeón y obtener el único (¿único?) boleto a la B?. Porque si nos hubieran avisado que con salir 3º alcanzaba, tal vez contratábamos un jugador menos o abonábamos viáticos menores o no pagábamos premios especiales. ¿Quién se hace cargo de esos gastos? Las reglas deben ser claras para todos. Y si por algún motivo deben cambiarse, resulta imprescindible dar de algún modo participación a quien se puede ver afectado por haber adquirido derechos que otorgan esas mismas reglas. De lo contrario, la competencia, que implica serio riesgo económico, deja de ser previsible en sus aspectos básicos”.

El dirigente reflexionó: “lo que ha ocurrido es un despropósito y en esto nada tienen que ver los clubes beneficiados por su posición en la tabla, más allá de que pueda o no coincidirse con las decisiones que cada uno ha tomado de aceptar las invitaciones cursadas. Hoy nos encontramos con un concurso de ascensos y con una Liga Provincial desmantelada por éxodo masivo, algo que pudo evitarse o al menos preverse, algo que se dijo hasta el hartazgo que no iba a ocurrir, pero que sin embargo pasó y las consecuencias se verán en el corto plazo… ¿Qué es lo que queda en pie? El orgullo de ser campeón, la hermosa e inolvidable locura desatada tras la obtención del título y del ascenso; la gloria deportiva; el festejo interminable de miles de hinchas; el prestigio alcanzado; la inmensa alegría compartida; la firme convicción de que las cosas se hicieron como debían hacerse; la satisfacción de haber llegado al objetivo; el sublime momento del final que te encuentra en lo más alto. Nada de eso se adquiere por licitación ni se pierde por decreto”.