Aranguren: Actividades en el Centro de Jubilados

0
7

Las profesoras Carolina Godoy y Gabriela Cretton, se encuentran a cargo del Taller de Memoria y Actividad Física que se desarrollan en las instalaciones del Centro de Jubilados de Aranguren, lo que permite que los vecinos de la comunidad cuenten con estas nuevas alternativas, que pudieron incorporar a sus estilos de vida.

“No importa la edad, sino la actitud con la que enfrentan los años… la actividad física en el adulto mayor trae consigo muchos beneficios que se sostienen realizándola de manera constante. De esta manera hay menor incidencia a caídas y fracturas óseas, lo que se logra a través de la fuerza muscular y de la combinación de los movimientos; también previene la depresión y la ateroesclerosis, disminuye los riesgos a caerse por el trabajo del equilibrio y de fortalecer los músculos, mejora la estabilidad de la tensión arterial, que eso es muy importante ya que sabemos que a determinada edad una de los factores principales es esa afección. Además, favorece el aumento del valor calórico, mejora el sueño, incrementa la capacidad para desarrollar tareas cotidianas y laborales y también retrasa la aparición de la osteoporosis. Todo esto se logra a través de la actividad física y es por eso que siempre le digo a mis chicas que sigan, que esto es bueno para ellas y cuando me dicen que se sienten mejor, me llena de alegría y entusiasmo, lo que me permite seguir trabajando en esta propuesta…No importa los años que tengas, sino lo mucho que disfrutas la vida y lo que aún te queda por vivir”, manifestó Godoy.

Por su parte, “Maico” Crettón dijo que “es el primer año que estoy en el Taller de Estimulación de la Memoria y en cuanto a los objetivos, tratamos de estimular las funciones mentales superiores, mantener activos a los adultos-mayores a nivel conflictivo, social, sensorial, motriz y funcional, evitar situaciones de aislamiento. Este punto me parece importante porque está bueno siempre estar con otros y compartir, es lo que podemos evidenciar en el taller eso de juntarnos, reírnos, charlar más, ya que mejora el estado de ánimo, retrasa el interior conflictivo, fomenta las relaciones sociales, minimiza el estrés, mejora nuestra estima y la calidad de vida. La verdad que yo aprendí mucho en este taller y creo que todavía tengo muchas cosas por aprender…ha sido un año muy productivo para mí y espero que para mis alumnas también. Me sorprende la energía que tienen, la actitud que le ponen a cada actividad, por lo que estoy muy contenta y muy conforme con lo que venimos realizando…”.