Advierten sobre la importancia de proteger la piel frente a las bajas temperaturas

Durante el otoño y el invierno se dejan de lado los cuidados de la piel, porque se cree que es únicamente el sol el mayor causal de afecciones dérmicas, pero esa creencia es un error. La piel queda expuesta a condiciones externas adversas como el frío, el viento, la falta de humedad y también a los cambios bruscos al entrar y salir de ambientes calefaccionados a fríos, señalaron especialistas consultados por El Observador.

La presidenta de la Asociación Argentina de Dermatología, Dra. Graciela Ferraro, expresó que “existen patologías que van de la mano de las bajas temperaturas, como la rosácea eritematosa o piel sensible, que se manifiesta a través de un enrojecimiento del rostro, las urticarias por frío o las crioglobulinemias (enfermedades que causan daño e inflamación de los vasos sanguíneos en todo el cuerpo). Su cuidado requiere un diagnóstico y tratamiento a manos de un dermatólogo que indicará el cuidado que el paciente debe realizar”.

La médica explicó que “la revisión de la piel debe hacerse una vez al año para despistar lesiones, no sólo lunares, sino también tumores cutáneos. Si hay antecedentes de melanoma propios o de la familia, el dermatólogo determinará la frecuencia de control”, remarcó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.