Advierten que habrá heladas tempranas y disminución de lluvias en otoño

0
2

La producción agrícola argentina afronta en la campaña 2014/15 un fenómeno climático, “El Niño Modoki”, con perturbaciones que restan intensidad, pero le dan un comportamiento errático y, a esto se suma un calentamiento del Atlántico Sur en la desembocadura del Río de la Plata. 

A partir de noviembre de 2014, el Pacífico Ecuatorial observó un leve calentamiento y pasó al estado actual que se define como “El Niño Modoki”. Este término fue introducido por el científico japonés Toshio Yamagata, profesor de la Universidad de Tokio, para definir un tipo de episodio de “El Niño”. 

“Paralelamente, se observa un calentamiento del Atlántico Sur a la altura de la desembocadura del Río de la Plata, que produce eventos de sudestada, con episodios de tormenta sobre el litoral atlántico y fluvial”, explicó Eduardo Sierra, el autor del informe difundido por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. 

Sierra, especialista en agroclimatología, senaló que debido a que el escenario climático atraviesa un estado de “El Niño Modoki”, la marcha climática “continuará exhibiendo fuertes anomalías, pasando a través de una sucesión de eventos extremos, de signos opuestos”.

“Yendo un poco más adelante en el tiempo, es de temer que, al comenzar el otoño de este año (con la campaña de granos finos), el escenario climático cambie abruptamente de signo, dando como resultado un comienzo temprano de la temporada de heladas, y una significativa disminución de las precipitaciones en gran parte del área agrícola argentina y de los países vecinos”, indicó. 

La causa de este posible cambio radica en el hecho de que “se están observando algunos signos tempranos” de que la futura campaña agrícola 2015/16 podría ser afectada por un episodio de “La Niña”. 

“Por el momento, esta posibilidad es sólo una conjetura, pero como las consecuencias de su posible concreción serían severas, será necesario mantener un atento monitoreo de la evolución de los factores climáticos”, señaló el experto. 

También advirtió que “las irregularidades exhibidas por el agroclima durante las últimas campañas agrícolas, tanto a nivel nacional como internacional, indican que no es prudente hacer cálculos exitistas, y que debe dejarse siempre un margen de seguridad en las proyecciones económicas y productivas que se realicen”. 

El aporte de aire cálido y húmedo generado por los otros factores actuantes, moderó los descensos térmicos, “dando una temporada con una temperatura media sensiblemente superior a lo normal”, reprodujo Elonce.

“Durante la mayor parte del verano 2015, esta compleja interacción de factores contrapuestos continuará dando como resultado una marcha climática muy irregular, en la que se alternarán fenómenos extremos de distinto signo”, añadió. 

Sierra señaló que dará un “patrón de cambio del tiempo muy perturbado, que se repetirá a lo largo de la temporada. El verano 2015 tendrá un comportamiento irregular, con fuertes contrastes regionales”. 

Mientras, “el régimen térmico mostrará fuertes oscilaciones. Se alternarán prolongados lapsos muy calurosos y secos, con cortas, pero intensas irrupciones de vientos del sur, que harán bajar la temperatura”, precisó.