29/9: Día del corazón. Cuáles son los factores de riesgo y cómo cuidarlo

0
3

corazonSegún las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, más de 17 millones de personas murieron en 2008 de infarto de miocardio o de accidente vascular cerebral (AVC). Estas muertes suelen registrarse mayormente en países de bajos y medianos ingresos,  afectando a personas de ambos sexos. La dieta sana, la actividad física regular y el abandono del consumo de tabaco son acciones importantes para la salud coronaria.
El corazón genera miles de poemas y frases a diario. Se lo utiliza en expresiones relacionadas con los sentimientos, pero más allá de su simbología que representa al amor y la vida, el corazón es fundamental en la circulación sanguínea, por lo que debe cuidárselo para no sufrir muchas afecciones que pondrían en riesgo la salud. Es el órgano principal del aparato circulatorio encargado de bombear sangre a cada parte del cuerpo de los vertebrados y su tamaño en los seres humanos, es un poco mayor que el puño de su portador.
Consumir  una dieta equilibrada y sana, es fundamental para el corazón y el sistema vascular. Dentro de los productos más recomendados, encontramos las futas y las verduras, los cereales integrales, las carnes magras, el pescado y las legumbres. Además, es necesario reducir la mayor cantidad de sal y azúcar en las porciones diarias de alimentos. Aunque el estilo de vida actual afecta directamente los hábitos de alimentación, consumiendo alimentos prácticos que generalmente son ricos en grasas y en sodio, resulta necesario saber elegir las comidas rápidas que son procesadas fuera o dentro de nuestro hogar. Lo ideal es no consumir alimentos que contengan grasas saturadas o grasas trans.
Otro aspecto a considerar, se relaciona con el movimiento ya que el sedentarismo es una de las causas que afectan la salud del corazón. Los especialistas afirman que hacer ejercicios regularmente, por lo menos 30 minutos diarios, ayudan a mantener el sistema cardiovascular en forma. Asimismo, 60 minutos diarios de actividad física mantienen el peso en niveles normales. En muchos casos, la falta de movimiento está relacionada con problemas de sobrepeso, pero existen ejercicios que pueden adaptarse a todas las contexturas físicas y a los distintos cuadros clínicos que existan.
Un conocido enemigo del sistema circulatorio es el tabaco. Independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, cigarros, pipa o tabaco para mascar), daña gravemente la salud. Incluso, la exposición pasiva al humo del tabaco también es peligrosa. El tabaquismo es considerado por la OMS como una epidemia y es por ello que los países han tomado medidas sobre el tema. En muchos lugares del mundo, incluyendo Argentina, se han dispuesto leyes que restringen la publicidad del tabaco o aplican altos impuestos, regulan quién puede comprar y consumir productos del tabaco, y dónde se puede fumar. Lo bueno es que el riesgo de infarto de miocardio y AVC empieza a disminuir inmediatamente después de dejar de consumir estos productos y se puede reducir a la mitad en tan sólo un año.
Es importante que, ha modo de prevención, se tenga control sobre el riesgo cardiovascular de cada uno. Para ello, es necesario verificar distintos factores: la tensión arterial, el nivel de azúcar y el nivel de lípidos en sangre.
Tener un mínimo registro de la tensión arterial y conocer los antecedentes genéticos colabora a mantener un corazón sano ya que la hipertensión suele ser asintomática, pero puede causar infartos o accidentes cerebrovasculares repentinamente. El conocimiento de niveles altos de tensión, podría salvar vidas.
El exceso de azúcar en la sangre o diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La misma es una hormona que regula el azúcar en la sangre para no llegar a un estado hipoglucémico que con el tiempo, daña los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Si padece diabetes, para reducir dicho riesgo es muy importante que se controle la tensión arterial y el azúcar en la sangre.
La LDL, vulgarmente llamada “colesterol malo”, aumenta su nivel en sangre cuando el cuerpo humano es incapaz de procesarla correctamente. Esto es un factor que aumenta considerablemente las posibilidades de sufrir enfermedades coronarias. Se debe tener en cuenta que el exceso de colesterol en sangre no es sintomático al inicio, por lo que es muy recomendable realizar un análisis anual para detectar posibles alteraciones, sobretodo si se tiene familiares que padecen esta afección. El control del colesterol en la sangre requiere una dieta saludable y, si fuera necesario, medicamentos apropiados.
Por último, es necesario hacer hincapié en la detección temprana porque constituye la forma principal de revertir las estadísticas alarmantes que se manejan desde los organismos de salud. La OMS estima que para el 2030, si se mantienen los hábitos actuales, 23,3 millones de personas podrían morir por enfermedades cardiovasculares. Teniendo en cuenta que el 80% de los infartos de miocardio y de los AVC prematuros son prevenibles, se deberá prestar más atención al corazón antes de que se presenten síntomas que indicarían una enfermedad avanzada.