FMI aprobó un crédito por U$S 50.000 millones para la Argentina

0
7

La Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) cerraron este jueves el acuerdo para un crédito Stand-by con una duración de 36 meses por unos U$S 50.000 millones, que prevé metas inflacionarias y fiscales.

Así lo informó el organismo internacional a través de un comunicado, en el que respaldó al Gobierno de Mauricio Macri y pidió el apoyo de la comunidad internacional. Sin embargo, aseguró que “el acuerdo a nivel del personal técnico está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que examinará el plan económico de Argentina en los próximos días”.

En su escrito el Fondo apoyó “enérgicamente los redoblados esfuerzos por reducir la inflación, que, como sabemos, carcome los cimientos de la prosperidad económica de Argentina y recae directamente en los segmentos más vulnerables de la sociedad”.

“El plan económico del gobierno gira en torno a un reequilibramiento de la posición fiscal. Avalamos plenamente esa prioridad y celebramos la intención de las autoridades de acelerar el ritmo de reducción del déficit del gobierno federal, restableciendo el balance primario para 2020”, destacó.

En otro punto, el organismo señaló que “una plataforma central del plan de las autoridades consiste en instituir medidas que ofrezcan oportunidades y apoyo a quienes viven en la pobreza y a los miembros menos favorecidos de la sociedad argentina”. “Como señal clara de esas prioridades, las autoridades se han comprometido en mantener un piso para el gasto en asistencia social”, remarcó.

En el comunicado, la directora gerente, Christine Lagarde, afirmó que “las reformas de Argentina merecen el respaldo del FMI y de la comunidad internacional, y aguardo con interés la oportunidad de analizar a la brevedad la solicitud de respaldo de Argentina junto con el Directorio Ejecutivo del FMI”.

“Como parte de ese respaldo, tanto el FMI como el gobierno argentino tienen intención de colaborar para que se tomen las medidas y se activen integralmente los recursos necesarios a fin de proteger a la población más vulnerable a medida que avancen las reformas económicas”, afirmó.

Para asegurar una más rápida convergencia al equilibrio fiscal, las nuevas metas de resultado fiscal primario son: -2,7% del PBI en 2018 (vs. -3,2% con las metas previas), -1,3% en 2019 (vs. -2,2% antes), equilibrio primario en 2020 (vs. -1,2% antes) y superávit de 0,5% en 2021 (vs. 0% antes). En el acumulado 2018-2021, esto significa una reducción acumulada del déficit de 3,1% del PBI, alrededor de USD 19.300 millones.

El nuevo sendero de convergencia fiscal permitirá que el ratio deuda pública a PBI comience a reducirse a partir de 2019. Asimismo, indicó que el acuerdo apunta a “reducir las necesidades de financiamiento del gobierno, encauzar la deuda pública por una trayectoria descendente y, como lo ha señalado el Presidente Macri, aliviar una carga que lleva a cuestas Argentina”. (perfil)