Aldea Santa María: La localidad llega a sus 131 años

0
8

La localidad va camino a sus 131 años de existencia. Hacia fines del siglo XIX llegaron a estas tierras los primeros colonos descendientes de Alemanes del Volga y bajo la gobernación de Clemente Basavilbaso, siendo presidente Juárez Celman, se escrituraron las parcelas de campo que hoy conforman la Aldea. Fue el 4 de junio de 1887, fecha establecida como punto de partida del poblado.

El caminar hacia otros horizontes promisorios de paz y trabajo se inició en 1763. Por aquel entonces, Alemania, carente de unidad, se debatía en la miseria y en la destrucción debido a los conflictos internos y el padecimiento de dos guerras que arrasaron prácticamente la otrora poderosa nación a raíz. Finalizados los conflictos y por sus funestas consecuencias y favorecidas por la necesidad que tenía el imperio ruso de organización además de las susceptibles ventajas que ofrecía para su radicación, nuestros antepasados vieron en Rusia una especia de ‘Tierra prometida’”.

De esa manera unas 30.000 personas marcharon hacia estos nuevos horizontes, pero no encontraron lugar en las urbes, razón que los llevó a habitar las fértiles llanuras del río Volga. Con el pasar de los años, el gobierno ruso temió por la soberanía de este territorio en pleno auge por lo que las generosas prerrogativas fueron paulatinamente eliminadas. Una serie de medidas restrictivas llevaron a sus residentes a buscar nuevos caminos.

Apareció América en el destino y hacia allí apuntaron sus barcos. Brasil era el lugar escogido, pero las autoridades locales impidieron desembarcar al contingente por existir un brote de cólera y fiebre amarilla. Razón por la que partieron hacia el puerto de Buenos Aires, país deseoso de recibir a los inmigrantes europeos.

A partir de pisar suelo nacional, se instalaron en diversos terrenos del interior. La primera en surgir, denominada “Aldea Madre” fue Valle María. Paulatinamente fueron fundándose Spatzenkutter, Protestante, San Francisco (Pheifer), San José, Salto (Kelelr), Brasilera, María Luisa y Aldea Santa María y sus primeros habitantes se instalaron en tierras que pertenecían a Enrique Wodrich. (Datos extraídos del libro “Un siglo de vivencias” de Pedro Sack).