Reunión histórica: Trump y Kim se reunirán el 12 de junio en Singapur

0
3

La esperada cumbre entre Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un ya tiene fecha: será el 12 de junio en Singapur. Así lo anunció el presidente norteamericano en Twitter, tras recibir en la madrugada a los tres presos liberados por Pyongyang.

Los mandatarios -cuyos países están técnicamente en guerra-intercambiaron insultos y se enfrascaron en una dura retórica el año pasado en medio del intento norcoreano de construir armas nucleares para alcanzar el territorio continental de Estados Unidos. Pero las tensiones se aliviaron abruptamente en las últimas semanas.

“La muy esperada reunión entre Kim Jong-un y yo tendrá lugar en Singapur el 12 de junio. ¡Ambos trataremos de convertirla en un momento muy especial para la paz mundial!”, escribió Trump en Twitter.

Se espera que ambos líderes hablen sobre el desarrollo y el programa de ensayos de armas nucleares de Corea del Norte, en actividades que habían reactivado antiguas tensiones entre Washington y Pyongyang.
El anuncio de Trump se produjo pocas horas después de que tres estadounidenses que estaban presos en Corea del Norte llegaran a una base militar a las afueras de Washington, tras ser entregados por Kim al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

A su llegada, Trump dijo que cree que Kim quiere llevar a Corea del Norte “al mundo real” y que tiene grandes esperanzas sobre su reunión, que será la primera entre un presidente estadounidense en ejercicio y un líder norcoreano.

“Creo que tenemos una oportunidad muy buena de lograr algo muy destacable”, comentó Trump. “El logro que me dará más orgullo será -y esto es parte de ello- cuando desnuclearicemos por completo esa península”.

Pompeo visitó Pyongyang dos veces en las últimas semanas, pero no ha habido indicios de que se haya resuelto si Corea del Norte estará dispuesta a renunciar a las armas nucleares.

Por su parte, Corea del Norte, un país aislado y con una economía duramente golpeada por las sanciones internacionales, ha insistido en que Estados Unidos retire su apoyo a Corea del Sur, donde están estacionados más de 30.000 efectivos militares estadounidenses.

En una reunión en abril en la zona desmilitarizada (DMZ, por sus siglas en inglés) entre ambas Coreas, Kim y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, reafirmaron su compromiso con el objetivo común de una “desnuclearización completa” de la península.

Desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953), que quedó sin un tratado de paz, ningún presidente de Estados Unidos en funciones se ha reunido con un líder norcoreano. Los funcionarios estadounidenses de mayor cargo que han estado en Corea del Norte son la exsecretaria de Estado Madeleine Albright en 2000 y Pompeo, que fue en busca de los ahora exprisioneros. En tanto, los expresidentes Bill Clinton y Jimmy Carter visitaron Corea del Norte después de dejar el poder.

Tras mostrarse abierto a realizar la cumbre en la frontera entre las dos Coreas, donde Kim se reunió a finales de abril con Moon, Trump anunció finalmente que Singapur sería la sede de su cita con el líder de Corea del Norte.

Faltaba “encontrar un lugar neutro, donde Trump y Kim puedan sentirse ambos seguros”, dijo en Twitter el experto del instituto de reflexión Wilson Center, Jean Lee. También era necesario que fuera lo “suficientemente cerca” de Pyongyang.

La neutral ciudad-Estado Singapur, al sur de Malasia, ha sido desde hace mucho un puente entre Estados Unidos y China, con varios primeros ministros que ofrecieron consejos geopolíticos a los ocupantes de la Casa Blanca.

Además, Singapur tiene embajadas de ambos países en su territorio, lo que contribuye a agilizar las gestiones. Corea del Norte solo tiene embajadas en unos 12 países. Estados Unidos, por su parte, tiene una larga y sólida relación diplomática con Singapur.

En tanto, ayer, los tres exprisioneros manifestaron en un comunicado transmitido por el Departamento de Estado su “profunda gratitud hacia el gobierno de Estados Unidos, el presidente Trump, el secretario Pompeo y el pueblo estadounidense” por traerlos de vuelta a su casa. “Damos gracias a Dios y a todas las familias y amigos que han rezado por nosotros”, agregaron. Dos de los liberados, el experto agrícola Kim Hak-song y el exprofesor Tony Kim, fueron arrestados en 2017, mientras que Kim Dong-chul, un empresario estadounidense nacido en Corea del Sur, de 60 años, había sido sentenciado a 10 años de trabajos forzados en 2016.

Agencias DPA, AFP y Reuters