Juicio a Ilarraz: Hoy inspeccionarán el Seminario de Paraná

0
11

Hoy el juicio al cura Justo José Ilarraz, por los abusos denunciados en el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo, tendrá una variante peculiar: no habrá audiencias en el horario habitual, las 9 de la mañana, sino que los debates se trasladarán a la tarde.

A las 8,30, se realizará una inspección en el Seminario Arquidiocesano, sobre avenida Don Bosco al 2.500, en la zona del Brete.

Esa inspección se hará en dos partes, según determinó el tribunal que conforman los camaristas Alicia Vivian, Carolina Castagno y Gustavo Pimentel.

Primero, lo recorrerán los tres jueces; los dos fiscales. Álvaro Piérola y Juan Francisco Ramírez Montroll; los siete querellantes -Marcos Rodríguez Allende, Walter Rolandelli, Victoria Halle, Santiago Halle, Lisandro Amavet Milton Urrutia y María Alejandra Pérez-, y el defensor Jorge Muñoz, acompañados por las víctimas denunciantes. En principio, estarán Fabián Schunk, Herán Rausch y Maximiliano Hilarza.

Luego, todas las partes, menos las víctimas, junto al cura Ilarraz harán la misma inspección ocular en el Seminario.

En la etapa de instrucción, y con el primer juez de la causa, Alejandro Grippo, ya se realizó una inspección al Seminario. Fue el 22 de octubre de 2012, a poco más de un mes de la apertura de la causa penal.

De esa primera inspección participaron el juez Grippo -en la causa, luego lo sucedieron Susana María Paola Firpo, primero; y Pablo Zoff, después-, el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull, y el grupo de abogados querellantes, Marcos Rodríguez Allende, Walter Rolandelli, Marcelo Baridón, Álvaro Piérola y Milton Urrutia. Baridón dejó su lugar de querellante a Rosario Romero, que al asumir como ministra de Gobierno, en 2017, cedió la patticipación de sus hijos Santiago y Victoria Halle, a quienes se sumó Lisandro Amavet. Piérola, en tanto, también dejó de ser querellante, y ahora es fiscal en la causa.

El procedimiento se inició a las 19 y concluyó una hora después. Incluyó un recorrido por la habitación que ocupó Ilarraz en el primer piso del Seminario, los pabellones adonde duermen los pupilos y la capilla del Menor.

No estuvieron solos en el recorrido. Los acompañó el entonces rector del Seminario, Mario Alberto Haller, y, entre otros, el vicario general de la diócesis, Eduardo Tánger, y el abogado de la Curia, Mario Martínez.

También se inspeccionaron los pabellones adonde duermen los alumnos pupilos de primero y segundo año del Seminario Menor, una secundaria confesional orientada al sacerdocio, cuya fisonomía actual es totalmente diferente a como era dos décadas atrás. La principal diferencia es la privacidad que ahora tienen los menores, que duermen en habitaciones compartidas de no más de cuatro camas.

Hoy el Seminario volverá a abrir sus puertas para otra inspección.

Por la tarde, los debates continuarán y se espera el testimonio de Raúl Gustavo Wendler, y de los sacerdotes Alfonso Frank y Hernán Héctor Ramón Quijano.

Entre Ríos Ahora