Estados Unidos: el tirador de Florida y una sorpresa con su herencia

0
18

A través de sus abogados, Nikolas Cruz reveló que pretende donarla a sus propias víctimas de la secundaria Marjory Stoneman Douglas. Según uno de sus defensores, podría alcanzar el millón de dólares.

En un giro tan sorpresivo como llamativo, el confeso autor de la masacre en una escuela secundaria de Florida anunció a través de su defensa que planea donar su herencia a una fundación que beneficie a las víctimas de su propio ataque.

Durante una audiencia en una corte de la ciudad de Fort Lauderdale, ubicada a unos 50 kilómetros al norte de Miami, los defensores públicos de Nikolas Cruz, de 19 años, reiteraron que el joven no cuenta con dinero para pagar un abogado privado y que “lo poco que tiene”lo quiere entregar a los afectados por el tiroteo.

Los abogados del acusado aún no determinaron el monto de la herencia del atacante tras la muerte de su madre, Lynda Cruz, en noviembre pasado. “Cruz no quiere esos fondos, cualquiera sea el dinero que le corresponde”, dijo su abogada Melisa McNeill.

“Él quisiera que ese dinero fuera donado a una organización que las familias de las víctimas elijan”, añadió, refiriéndose a los muertos y heridos de la escuela Marjory Stoneman Douglas (MSD).

McNeill, representante de Cruz desde su detención el pasado 14 de febrero, día de la masacre en la secundaria de la vecina ciudad de Parkland, entregó un registro del dinero con el que podría contar el sindicado.

Cruz, ex estudiante en el MSD, tiene por cobrar un seguro de vida de 50.000 dólares que su madre dejó para él y su hermano adoptivo, Zachary, además de algunas joyas, muebles y un coche que según la defensa no alcanzan para pagar un defensor privado.

Los abogados revelaron algunos elementos sobre las finanzas de Cruz, quien tiene 24 acciones de Microsoft que a la fecha valen poco más de 2.200 dólares.

Si bien estos son montos mínimos, otro de sus abogados, identificado como Howard Finkelstein, reveló que el joven podría tener hasta “un millón de dólares” a su disposición en una cuenta bancaria. Sin embargo, no se sabrá hasta que no se terminen las pericias sobre el patrimonio de Lynda Cruz.

Cruz, quien acudió al tribunal de Fort Lauderdale (vecino a Parkland, al norte de Miami) esposado de manos y pies, no pronunció palabra y nunca dejó de mirar al piso.

Asimismo, la defensa reiteró el ofrecimiento del joven de declararse culpable a cambio de recibir el castigo de cadena perpetua y no pena de muerte, contemplada en los 34 cargos por homicidio culposo e intento de homicidio que pesan sobre él.

En cambio, el fiscal del caso, Shari Tate, afirmó que “el estado de Florida no permitirá al señor Cruz elegir su propio castigo por asesinar brutalmente a 17 personas”. “Vamos a permitirle a los miembros de la comunidad de escoger ese castigo, no a él”, agregó.

El pasado 14 de febrero, Cruz ingresó al colegio secundario y abrió fuego con un rifle que había comprado legalmente. Tres adultos y 14 menores fuertes fue el brutal saldo de la masacre, que reavivó el debate sobre el control de armas en Estados Unidos.

Agencias