Gabás: “La obligatoriedad del Posnet, no debería aplicarse a todos los comerciantes por igual”

0
102

El presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de Entre Ríos, Manuel Gabás, expresó su preocupación y de la entidad que dirige, por la medida del gobierno nacional de obligar a todos los comercios y prestadores de servicios, a que dispongan del posnet, que permite recibir pagos con tarjeta de crédito o débito. Aquellos que no tengan este sistema electrónico, son pasibles a multas que van desde los $ 300 a los $ 300.000.

En diálogo con El Observador, Gabás expresó que “nos solidarizamos con los negocios pequeños, como talleristas, carpinteros, albañiles, técnicos en general, jóvenes profesionales, como psicólogos, psicopedagogos y profesores que dan clases particulares, que ahora deberán facturar con este sistema, lo cual le genera un costo extra y menos posibilidades de ingresos. Hoy, mantener este equipo sale anualmente más de $ 13.000 y en una situación económica como la que estamos viviendo, resulta más que oneroso”.

El dirigente agregó que “habrá muchos emprendimientos de barrio, recientemente establecidos, que no lo podrán solventar. Con esta exigencia, que ya entró en vigencia a partir del 1 de abril pasado, hay muchos perdedores y pocos ganadores. Entre éstos están los bancos, porque al cliente que paga, le debitan inmediatamente el importe que va a gastar, pero el comerciante que trabaja con posnet, lo recibe recién a las 72 horas y le descuentan un porcentaje, que va para el sistema. Nosotros entendemos que no se puede aplicar una misma vara para todos los comercios, porque algunos serán muy perjudicados. Imagínense un pintor que hace un trabajo en una casa o un cerrajero que tiene que ir a la noche porque se trabó una puerta y deben ir con el equipo (posnet). Y si no lo tienen, o no cobrarán o serán multados. El pensamiento que tenemos desde APYME es que para algunos comerciantes es bueno, porque es una forma más de pago, pero que no se puede aplicar a todos por igual”.

– ¿Cómo está la situación hoy, para las pequeñas y medianas empresas?

– En líneas generales estamos vendiendo menos. La situación es cada vez más difícil y se le pone más complicado mantenerse, fundamentalmente al negocio chico que alquila un local. En Paraná, si hacemos un paneo, vamos a encontrar en las arterias importantes, como calle Gualeguaychú, que es netamente comercial, que por cuadra hay 1 ó 2 locales desocupados y son comercios chicos o que recién se iniciaban, los que han cerrado. Los costos son cada vez más altos e impactó mucho el tema de la energía eléctrica. Ya habíamos sufrido en 2016 un buen salto en las facturas de luz, en 2017 continuó el aumento y ahora vino el doble, cuando es un insumo básico en todas las actividades de comercio e industria. Entonces, si caen las ventas y aumentan los costos, nos vamos a encontrar que hay cierres o que es cada vez más difícil mantener el personal…

– ¿Hubo despidos…?

– Sí y consideramos que el sector que más despidos ha tenido es el del comercio. Hubo en supermercados y muchos otros, además de los negocios que han cerrado. Todo eso no se lo dimensiona en su realidad. En Paraná, en la zona del micro-centro, casi todos hemos perdido puestos de trabajo y eso se refleja en menos sueldos que salen a comprar, lo que afecta a toda la actividad comercial.

– ¿Qué soluciones ven desde APYME?

– Lo que se necesita es una política de desarrollo del mercado interno. El gran problema es la pérdida del poder adquisitivo de la gente, porque eso impacta inmediatamente en el comercio y se replica en la industria. Hoy vemos que las paritarias nunca acompañan a la inflación y en definitiva, lo que esto provoca, es que haya menos circulante de dinero y menos ventas en los comercios.