Padre Rubén Schmidt: “La humanidad está como está, porque no se respeta el orden natural”

0
181

El Padre Rubén Schmidt, sacerdote de la Parroquia Ntra. Sra. del Rosario de Crespo, consideró positiva la marcha “Por la Vida” que se concretó en esta ciudad y todo el país, en clara señal contraria al proyecto por el que se pretende legalizar el aborto en Argentina. El párroco señaló que “fue una linda manifestación, mucho más numerosa que la del año pasado. No obstante, sé que en Crespo hay aún mucha más gente pro-vida y que ese día no estuvo presente. No es un reproche, pero es un llamado de atención a muchos de nuestros fieles cristianos, que cuando hay un momento tan importante, se deben dejar de lado algunas cosas y participar, porque queremos la vida desde la concepción. Hemos tenido un lindo momento, incluso compartiendo con hermanos de otras confesiones, pero hago esta observación porque me corresponde animar a la gente de buena voluntad, que ama la vida a que se sume, porque después, ‘llorar sobre la leche derramada’ no vale. Tenemos que anticiparnos a ciertas cosas, vemos pasar cuestiones por ahí, diciendo ‘que mal que está eso y lo otro’, pero no nos jugamos a manifestarnos”. Resaltó que “en muchos lugares del país, el domingo 25/3 hubo una gran convocatoria de personas que se reunieron espontáneamente, familias enteras, con testimonios de personas que superaron la situación de un aborto, incluso con riesgo de perder su vida” remarcó en diálogo con Valeria Torresín, en FM Latina 97.5.

– ¿Cree que se puede frenar el proyecto que hoy se está debatiendo a nivel nacional?

– No sé, en realidad en las cuestiones políticas y de ese ámbito, no espero demasiado, porque hemos caído en que cada uno hace lo que le parece, que a las verdades las van creando según va avanzando la época y de cómo se van dando las situaciones. Yo sostengo que hay verdades que deben ser permanentes, ni siquiera están relacionadas o emparentadas con temas religiosos, simplemente son fundadas en lo que es el orden natural y que deben conservarse. La humanidad está como está, porque no se ha respetado ese orden natural, que el hombre ha empezado a introducir lo que le parecía conveniente y así estamos. Si fuéramos más respetuosos de lo que fuera el orden establecido, pienso que habría más armonía y menos riesgos y dificultades en esta humanidad tan lastimada por malas decisiones. El aborto por ejemplo, es peor que la pena de muerte, porque es un ser indefenso e inocente. No sé si una ley va a resolver el problema, el tema es mucho más de fondo, es cuestionarnos el tema de la vida. El aborto es muy doloroso y muy traumático para la mujer que lo permite. Uno que ha tratado con esas personas, sabe las consecuencias psicológicas y espirituales que trae. Uno defiende la vida de ese ser y hasta la misma vida psicológica, espiritual y moral de la persona que toma la decisión, que ha sido presionada o lo ha hecho por decisiones que después lamentan muchísimo.