Caputo intentó explicar sus cuentas offshore y el endeudamiento, en un final de sesión polémico

0
11

El ministro dijo que no declaró sus vínculos con sociedades offshore al asumir como funcionario porque las acciones que figuran a su nombre no eran suyas. En el final se cruzó con Cerruti por medio de un papel que le envió y pidió que levanten la sesión.

“Es una tenencia accionaria nominal. Yo era un tenedor fiduciario”, fue su explicación. “Fiduciario viene de confianza”, agregó. ¿Qué quiso decir Caputo? Que las acciones no eran suyas pero figuraban a su nombre. “Prestanombre, testaferro”, quiso traducir el jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi. “No sean ignorantes”,le gritaban legisladores de Cambiemos: “Es un fiduciario”.

La versión que ahora explica Caputo contradice lo que la propia Noctua informó ante las autoridades de los Estados Unidos. ¿Qué dice la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (Securities and Exchange Commision, SEC)? Las empresas como Noctua deben informar el “estatus del dueño” con distintas categorías: socio (partner), fiduciario (trustee), manager electo (elected manager), o accionista (shareholder or member)”. En los formularios que la compañía presentó entre 2009 y 2015, Caputo está identificado con el estatus de “shareholder” (accionista) y como “chief investment officer” (jefe de inversiones). No hay ninguna referencia a un fiduciario (trustee) o a un fideicomiso (trust). En otros casos, otras compañías sí han declarado ante la SEC el carácter de fiduciario de sus dueños.

La SEC obliga además a las compañías como Noctua, que gerencian inversiones de terceros en los Estados Unidos, a que presenten al organismo y a los clientes un documento para precisar quiénes manejan la compañía, qué fondos de inversión gerencia y en qué invierten, entre otros detalles. En esos documentos, denominados “brochures”, Noctua nunca identificó a Caputo como “fiduciario” de un tercero, sino como “accionista indirecto”, “fundador” y “dueño indirecto”. Y cuando se refería a “indirecto”, aclaraba que Caputo “controlaba” Noctua a través de otra compañía y no directamente.

Según los documentos de la SEC, Caputo tenía hasta julio de 2015 -al menos- el 75 por ciento o más de las acciones de la sociedad Princess International Group, creada en Islas Caimán. A través de esta compañía, Caputo era el dueño de entre el 50% y el 74% de otra offshore: Affinis Partners II, también radicada en Caimán, y dueña directa de Noctua, la gerenciadora de fondos de inversión.

Caputo omitió consignar esa información en las declaraciones juradas que presentó ante la Oficina Anticorrupción (OA) al ingresar a la función pública en diciembre de 2015, cuando debía comunicar sus bienes y acciones del período fiscal 2014. También volvió a ocultar la información en 2016, cuando debió informar su patrimonio correspondiente al inicio de 2015. La omisión de este tipo de datos es un delito.

Perfil (Emilia Delfino)