Kunath resaltó la importancia de la ley que penaliza la tenencia de pornografía infantil

0
4

La senadora nacional Sigrid Kunath resaltó hoy la importancia de la sanción de la ley que penaliza la tenencia simple de pornografía infantil e incrementa las penas, al decir que “es un avance significativo para proteger los derechos de los niños, niñas y adolescentes, víctimas de este delito”.

“Una de las formas más eficaces de combatir la explotación sexual de menores consiste en penalizar a todos los sujetos que intervienen en la creación, producción, distribución, publicación y comercialización de este material, incluidos sus consumidores ya que muchas veces detectar material en posesión de ciertas personas puede ser el puntapié inicial para descubrir redes de tráfico de pornografía infantil”, sostuvo la legisladora, que fue autora de uno de los proyectos incorporados al texto final sancionado hoy en la Cámara de Diputados.

En la ley se penaliza la tenencia simple de pornografía infantil y se incrementan las penas para quien “produjere, financiare, ofreciere, comerciare, publicare, facilitare, divulgare o distribuyere, por cualquier medio, toda representación de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, al igual que el que organizare espectáculos en vivo de representaciones sexuales explícitas en que participaren dichos menores”.

Además, dispone -a partir de lo planteado por la iniciativa de Kunath- que “todas las escalas penales previstas en este artículo se elevarán en un tercio en su mínimo y en su máximo cuando la víctima fuere menor de trece (13) años”.

En este sentido, la legisladora explicó que “detrás de la fotografía de un niño o niña en actividades sexuales, existe una gran cantidad de derechos que han sido vulnerados como el derecho a la integridad personal, a la imagen, a la dignidad, al desarrollo personal, a un normal crecimiento y evolución, entre otros”.

“No debemos ignorar que detrás de personas que consumen, producen y distribuyen pornografía infantil también existe un negocio millonario: existe oferta y demanda de este tipo de material. Penalizar también a sus consumidores parte de comprender que muchas veces detectar material en posesión de ciertas personas puede ser el puntapié inicial para descubrir redes de tráfico de pornografía infantil”, aseveró.

“Sin duda, prácticas aberrantes como esta forman parte de un entramado más complejo: el atropello de los derechos de los niños/as sobre su integridad también los interpela directamente en las redes a través del grooming, el cyberacoso y la sextorsión. En este sentido es imprescindible poder acompañar a niños/as y jóvenes en el uso sano y responsable de las redes sociales pero también intervenir con herramientas legales que apunten a los responsables de estos terribles hechos”, concluyó.