Carrió, la diputada con mayor sobresueldo a partir del canje de pasajes por plata

0
20

Fue a partir del cuestionable sistema de cambiar efectivo por pasajes no utilizados. De esta forma, se puede obtener un sobresueldo de hasta el 45%. Lo utilizaron casi todo los legisladores y Carrió encabeza el ranking.

Carrió no utilizó los tickets aéreos y terrestres pero si hizo mes a mes el tramite para cambiarlos por efectivo. A partir de esta modalidad, la líder de la Coalición Cívica percibió un total de 355 mil pesos por pasajes que no usó en 2017.

Dentro de las otras señaladas, por un informe de Infobae, está Nilda Garré apenas un escalón detrás, porque en octubre utilizó dos pasajes de avión de la cuponera oficial y canjeó todos los demás para hacerse de un total de $353.100. Ambas damas compartieron el podio con el sindicalista petrolero, ex diputado massista y actual miembro del bloque justicialista Alberto Roberti, quien al igual que Lilita canjeó todos sus pasajes y se llevó también $355.800 extras a su bolsillo.

El top 5 de canjeadores 2017 lo completaron la macrista Paula Urroz, que se llevó $349.260 y el radical Miguel Bazze, que embolsó $340.730. Estos números salieron a la luz después de tres años de silencio en los que la Cámara baja no respondió los pedidos de acceso a la información pública que presentaron medios y diferentes ONG. Finalmente una de ellas, Directorio Legislativo, recibió hace pocos días el detalle oficial de los pasajes canjeados por los diputados durante los años 2015, 2016 y 2017, cuyas datos más relevantes fueron publicados por Infobae.

Aquí no hay delito alguno. Pero el festival de pasajes del Congreso argentino es único en el mundo. El sistema, fruto de un trabajo mancomunado de las fuerzas políticas que se fue perfeccionando año tras año desde el retorno de la democracia, está reglamentado de esta manera: todos los senadores, diputados y otros funcionarios como secretarios y prosecretarios de ambas cámaras y de los bloques, reciben cada mes, haya o no sesiones, 20 pasajes de avión y 20 de ómnibus para viajar a cualquier lugar del país.

No hay control alguno sobre su uso: los legisladores pueden utilizarlos para trasladarse por trabajo o para irse de vacaciones. Tampoco están obligados a usarlos ellos mismos. Se los pueden obsequiar a un asesor (en el mejor de los casos), un familiar, un amigo o a alguien que termine revendiéndolo (como ha ocurrido).Pero en esta kermese parlamentaria, el premio sale o sale porque pasaje que no se utiliza puede canjearse por dinero en efectivo con un simple trámite ante la Secretaría Administrativa.

En el Senado, cada uno de los 20 pasajes mensuales de avión se puede canjear por $3.401, mientras los terrestres cotizan hoy a $240, aunque se permite cambiar 10 como máximo. Quien canjea todos sus tickets del mes se lleva $70.420, un sobresueldo de casi el 70% sobre salarios que rondan los $120.000 en mano.

Así lo hicieron este verano varios senadores, incluso antes de que comenzara el año legislativo. En Diputados, el valor del trueque es algo más modesto: cada aéreo cotiza a $1.350 y los terrestres (se pueden canjear los 20) a $ 650. Quien canjea todos los pasajes, entonces, se lleva $40.000, un 45% de sobresueldo sobre los cerca de $90.000 de bolsillo que cobraron el año pasado los diputados.

A la hora del canje, desaparecen las grietas. Durante 2017 cambiaron sus pasajes por efectivo diputados de casi todos los colores. El entonces jefe del bloque del FpV, Héctor Recalde, se llevó $327.800. Apenas un paso atrás se ubicó el propio presidente de la cámara, Emilio Monzó, que canjeó por $323.530. El jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot, lo hizo por $260.310, Margarita Stolbizer por $251.480, Axel Kicillof por $245.220, Máximo Kirchner por $205.690 y Sergio Massa por $191.690.

Sólo los legisladores de izquierda se han opuesto públicamente al canje de pasajes pero admiten, en cambio, que otorgan esos tickets a militantes de su fuerza para que viajen a diferentes encuentros partidarios, publicó Infobae.