Pastor Valdez habló de crisis familiares, ecumenismo, Papa Francisco y el rol de las Iglesias en el mundo actual

0
19

El reconocido pastor chileno Rubén Valdez (Iglesia Cristiana Manantiales) visitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, donde dialogó con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador. Acompañado por el Pr. Eliseo Andrade, Valdez comentó sobre el rol de la familia en la vida actual, habló de la polémica generada en Argentina por el proyecto para despenalizar el aborto y contó sobre su libro, llamado “Sanando Generaciones”.

– ¿Por qué cree que hay tantos problemas familiares en la actualidad?

– (Valdez) El gran problema es que se desordenaron los roles y todo lo que Dios hizo. La familia no fue invento de un jurista: está en la Biblia. Satanás desordenó los roles y ahí comenzó el caos en las familias, con padres ausentes que no saben disciplinar, que no ponen límites y el resultado que tenemos es que hay generaciones de chicos rebeldes, que precisamente no conocen la disciplina. Los padres no supieron corregir a tiempo. Esto es como una enfermedad, si te la detectan a tiempo te podés salvar, pero si vas tarde, no hay nada que se pueda hacer. Todos sabemos que en los chicos hay consecuencias de una mala formación o malos ejemplos. Un hijo rebelde es producto de padres que no supieron hacer bien el trabajo…

– Hoy se dice que de cada 10 parejas, 6 o 7 están predestinadas a separarse o divorciarse. Hoy son cada vez menos los jóvenes que optan por casarse…

– (Valdez) Hoy casarse pareciera que está fuera de foco. Ya no está en el lenguaje actual y es como una cosa antigua. Y está pasando en muchos países. En ese marco, la Iglesia tiene un rol importante en la vida, así como los bosques son el pulmón del mundo, la Iglesia es la moral del mundo… El Evangelio no es solo para mandar gente al cielo, sino formar gente feliz aquí. Vemos que hay muchas fallas en las Iglesias, es decir, así como las personas pecan, hay iglesias que también pecan. Una mala discipulación, crea mal a una persona…

– ¿Cuándo decidió ser pastor?

– (Valdez) Yo tuve el encuentro con Cristo a los 30 años, luego de haber egresado de la universidad, en Chile (es Auditor y Contador General) y cambió mi vida. Dejé mi cartera de clientes y me dediqué 100% al ministerio. A diferencia de muchas personas que se convierten al Evangelio, que lo hacen a través de un culto, de un mensaje que le dio un pastor o porque un amigo lo invitó, mi conversión fue a través de un sueño. Yo iba a la Iglesia porque mi padre me llevaba y eso no significa ser evangélico. Cuando a uno lo llevan por obediencia es una cosa. Pero cuando uno tiene convicción y cuando uno realmente sabe que está mal no ir, ahí empieza el nuevo nacimiento. Y ese sueño, que tenía un respaldo bíblico, me cambió la vida definitivamente.

– Eliseo, tiene una historia de vida muy fuerte…

– (Andrade) Sí, tenía una familia destruida, era ateo, me hablaban de Dios y era una molestia para mí. Mis padres se separaron y no había cultura de familia en nuestra casa, de tener un padre que me amara y tampoco que se sintiera orgulloso de mí. Durante muchos años viví realmente como un pajarito, nadie se preocupaba y por causa de todo eso, conocí la miseria y viví en la calle. Era malo, andaba asaltando, robaba… Siempre decía que la mujer que se case conmigo va a ser la mujer más afortunada de la tierra y fue la más infeliz. Salía de martes a domingo, no tenía un estilo de vida. Después nacieron mis hijos, pero fui un mal padre y no tenía las herramientas para enseñarles. Hasta que tuve un encuentro con Dios y fue en la calle, estando drogado y borracho. Y lo único que le dije “Si existís Dios, sácame de esto”. Lo dije con malas palabras, porque no creía en Él. Y ese encuentro me hizo cambiar rotundamente. No solo mejoró mi matrimonio, sino mi mentalidad. No era nadie en la vida… Después empecé a prosperar y hoy en día tengo 2 empresas en Chile. La Iglesia Manantiales me dio las herramientas para alcanzar todo eso. No se queda solo en ganar personas sino en formarlas…

– En Argentina hay un gran debate sobre si legaliza o no el aborto: ¿Cuál es su opinión?

– (Valdez) Nosotros creemos en el derecho a la vida, por lo que no estoy de acuerdo con el aborto. Y volvemos al tema de la disciplina de un chico. Cuando le despierta la sexualidad, es ahí donde se le debe enseñar para no caer en lo otro. No podemos dañar una criatura que está en el vientre materno. En Chile hemos tenido la bendición de tener gobernantes que no son abortistas…

– ¿Hay preocupación también en Chile porque hay cada vez menos fieles en las Iglesias?

– (Valdez) El pecado que se ha cometido es que los pastores no han sabido formar a otros como ellos. Es la falla que en la Iglesia Manantiales no va a suceder. Hay iglesias que se han quedado en la historia, en la tradición, en el legalismo, cosas que han hecho daño, Iglesias que echan a una mujer de un culto porque va muy pintada. O si ven a un pastor tomando un vaso de vino, es un escándalo…

– ¿Está a favor del ecumenismo?

– El ecumenismo no ha prendido mucho, porque la mayoría de las Iglesias Evangélicas son muy tradicionales y no están de acuerdo con eso. A título personal, tampoco lo estoy. Sí me ha tocado inaugurar obras y bendecir con un sacerdote. Un ecumenismo profundo no creo que se dé…

– En enero estuvo el Papa Francisco en Chile y tuvo mucha repercusión…

– (Valdez) El Papa es un hombre importante a nivel mundial y con buenas intenciones. Creo que lo que hace es para bien de la humanidad. El problema está en que no puede salirse de los dogmas, no puede salirse de algunos principios bíblicos que él los sabe. Si estuviera en su lugar, aprovecharía esa oportunidad para evangelizar en el mundo…

– ¿Ayudan o perjudican las redes sociales en el “mundo espiritual”?

– (Valdez) A todos los avances tecnológicos bien intencionados, se les saca un buen provecho, pero también es peligroso si nos sobrepasan. Las comunicaciones son una bendición de Dios y hay que usarlas para eso, estamos en tiempos modernos. Yo todavía predico con la Biblia. Pero he visto pastores predicar con la tecnología…

– Se habla poco del “fin del mundo” en las Iglesias. Algunos creen y otros no. Pero muchos ven los cambios en el clima, más sequías, más terremotos, inundaciones y suponen que el fin del mundo está llegando…

– (Valdez) El hombre se ha transformado en el peor de los depredadores y ha dañado la creación de Dios con su afán de imponerse. Leí una entrevista de un periodista cristiano y en la misma se expresa que no hay necesidad que Dios termine con el mundo, porque el hombre lo terminará solo. Creo que hay un fin y un cielo donde van a ir los que tengan a Cristo, los que reconozcan que son pecadores y necesitan a Cristo. No quiero imponer a un Dios por miedo, sino que lleguen a la Iglesia por amor a Cristo y porque se reconocen pecadores. Como Iglesia, estamos trabajando para llegar a Crespo. No queremos competir ni sacar gente a otras instituciones religiosas. El mensaje es para quienes están desorientados. Soy un hombre que me muevo por convicción de Dios. Cuando entré a Crespo, que no la conocía, encontré una ciudad triste, una sensación como cuando uno entra a un hospital. Noté una gran necesidad espiritual. Siendo un “Don Nadie” y con el poder de Dios, vengo a hacer un aporte a esta sociedad…