Se cumplen 235 años de la fundación de Gualeguay

0
80

Este 19 de marzo se conmemora el 235º aniversario de la fundación de Gualeguay y las familias de la comunidad y la zona comparten diferentes celebraciones que comenzaron el pasado viernes. Este lunes el acto protocolar será en la Plaza Constitución a las 10.30, mientras que durante la jornada también se hará un recorrido turístico por la ciudad, con estudiantes del nivel secundario.

Asimismo a partir de las 17.00, las familias compartirán en el Anfiteatro del Parque “Intendente Quintana”, el evento musical “Gualeguay Canta”, donde habrá un espectáculo infantil a cargo del “Mago Shinetti”, quien forma parte del Grupo Rosarino de Ilusionistas Mágicos (GRIM). Además, actuarán parejas de tango, a cargo del formador de bailarines en el “Instituto Arabesque”, Leonardo Arellano; se presentarán diferentes bandas en vivo de distintos géneros musicales, entre ellas, Blue Machine, Acosta Banda, Las hermanas Zarza, Federico Manzanares, Impacientes, El Eskape.

A su vez, en el marco de los festejos, se realizará el descubrimiento del mural realizado en una de las paredes del Anfiteatro, a cargo de Matías Sánchez y Claudia Senize, estudiantes avanzados del Profesorado de Artes Visuales.

Cabe señalar que en la jornada habrá servicio de cantina a cargo de los integrantes de la Sociedad “Pro Copa de Leche” y de la Red de Adultos Mayores, por lo que se convoca a los habitantes a participar de este grato acontecimiento.

 

Un poco de historia

Tomás de Rocamora, fue un  militar nacido en Granada de Nicaragua, pueblo del entonces Reino de Guatemala, el 25 de abril de 1740 y sus padres fueron el Coronel José de Rocamora y Doña Jacinta del Castillo y Hurtado de Mendoza.

Se inició en la carrera de armas en España, cuando apenas tenía 10 años y culminada su preparación, regresó a América hacia 1768, radicándose en Nueva Granada. Desde allí pasó a América del Sur, donde se destacó por su actuación en la rendición y toma de la isla de Santa Catalina, en la costa de Brasil (1772), a partir de entonces, prestó servicios en las milicias de Buenos Aires y Montevideo.

El virrey Vertiz envió al militar criollo a realizar una gira de inspección por esta provincia, con el encargo de relevar todos los aspectos de este territorio. De regreso, el informe fue contundente, había que fundar villas que acabaran con los asentamientos espontáneos, que eran positivos, pero desordenados. Bajo esta acción nacieron las tres villas, Gualeguay el 19 de marzo de 1783, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú, bautizando a la provincia con el nombre Entre Ríos.

El 8 de noviembre de 1851, en el gobierno del General Justo José de Urquiza, Gualeguay fue declarada como ciudad y primera capital de la provincia, considerándose en la actualidad “la hermana mayor” de todas las localidades entrerrianas.

Por su privilegiada ubicación geográfica, posee diferentes variables de desarrollo, entre ellas el centro administrativo y comercial que se destaca en el departamento y como ciudad de paso, en el eje comercial vial, ya que es la primera ciudad que se encuentra cuando uno ingresa a la provincia desde Buenos Aires.

La actividad económica de la región, se concentra en el desarrollo de la agricultura y la ganadería en su etapa primaria, constituyendo la producción avícola uno de los principales recursos.

Esta ciudad hecha de bloques de plazas, monumentos y edificios, persiste al sur del territorio entrerriano, enaltecida como “Capital de la Cordialidad” y “Capital Cultural”, bautizada por un río de aguas fértiles que atraviesa toda la provincia.

La fiesta del Carnaval con música, tambores, samba y brillo, se vive en Gualeguay como en pocos lugares, donde chicos y grandes, bailarines y espectadores, carruajes y lentejuelas, bandas y batucadas, cada detalle brilla en la pista del Corsódromo y protagoniza la escena veraniega de la ciudad. Durante los fines de semana de enero y febrero, se despliegan por el moderno y renovado corsódromo las majestuosas comparsas.

La pesca deportiva en ríos y arroyos, las playas de arenas blancas enmarcadas por tupida sombra, la recreación latente en el Parque “Intendente Quintana”, la sutil belleza de la costanera, los deportes náuticos, el turismo de estancia, son todos ítems irrefutables de la propuesta turística y cultural que ofrece la comunidad gualeya.