“Amigos del Guaraní” contaron en “Grandes Reportajes” sobre esta emblemática aeronave

0
20

Estuvieron esta semana en el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, 3 integrantes de la “Agrupación Amigos del Guaraní (G2)”, una entidad que se conformó en Paraná, con el objetivo de recordar y hacer conocer más sobre lo que fueron estas históricas aeronaves, que eran construidas en Córdoba y que comenzaron a volar en la década del 60 en Argentina. Los dirigentes Francisco Suárez, Horacio Bravo y Raúl Martínez, dialogaron con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes”, que se emite los martes y jueves, a partir de las 21.30 por Canal 6 ERTV

Suárez comentó que “fui el gestor de este grupo que integramos entre 20 y 25 personas de Paraná y zona. Cuando venimos por la Ruta N° 12 y pasamos por Crespo cerca del acceso norte y vemos uno de esos históricos Guaraní allí ubicados en un pedestal, es como ver un pedacito en el corazón. Hay otro en Oro Verde que lo incendiaron y uno en Diamante, que está muy deteriorado. El que usó LAER está en el Aeroclub de Paraná y hay uno en San Francisco, entre otras ciudades”.

Cabe recordar que el “Guaraní I” fue el primer avión con turbohélices fabricado en Latinoamérica, mientras que el Guaraní II, conservó el 20% de la estructura de su predecesor, pero más refinada, con capacidad para un máximo de 15 pasajeros y dotada de dos turbohélices. 

– He volado muchas veces a Buenos Aires en los Guaraní que tenía LAER. Era un avión noble, versátil, pero de reducido tamaño. Seguramente ustedes tienen muchas anécdotas de las miles de horas de vuelo acumuladas…

– (Suárez) Sí. Una vez tuve la suerte de tener que buscarlo a Perette, quien era embajador de Uruguay, al aeropuerto de Durazno de ese país. Antes de salir de Paraná, un suboficial del grupo, Mario González, me dio una explicación: había unos chicleés, como los que llevan los carburadores de los autos, porque en Uruguay baja la presión y podía pasar que mermara la temperatura de los gases del motor. Llego a Uruguay, se sube Perette al avión, se sentó y cuando pusimos en marcha el avión, el motor izquierdo no arrancaba. Se me prendió la lamparita de buscar la tablita que me había dado González. Me di cuenta que mis chicleés eran mucho más chiquitos de los que él me había sugerido. Hablé con el personal del aeropuerto, porque necesitaba hacer un agujerito, para que pase el combustible al carburador. Lo hicieron con un mechero, lo coloqué y arrancó el avión. En esa época había que cumplir la orden de ir y volver…  

– Además del Guaraní, en Argentina se fabricaron otros, como el Pucará…

– (Suárez) Y también el avión “Pampa”… La gente que pasa por la Brigada de Paraná, en exposición puede ver el Guaraní, un Camberra, un Huanquero y un Foker F 27… En cuanto a lo que es la Fuerza Aérea en Argentina, al no haber hoy material, la gente que egresa de los 2 institutos de formación de suboficiales, más los pilotos de la escuela de aviación, ¿qué van a volar…? El 90% de los cadetes salen con la ilusión de manejar aviones de caza y en Argentina no hay más. De 50 pilotos que egresan, podrán a llegar a volar 10.

– Usted Raúl fue herido en Malvinas… 

– (Martínez) En Malvinas llegué como mecánico a bordo. El 1 de mayo, cuando nos atacan en El Prado Verde, tiraban a todos: bombas, cohetes, misiles, nosotros teníamos un jefe, en aquel entonces era el Comodoro Destri, quien había estado en la guerra en Medio Oriente y había visto muchas cosas que hacían los turcos y los judíos, de ahí había sacado experiencia. Entonces, cuando nos iban a atacar, hizo replegar a todo el mundo, haciendo una construcción a metros en la tierra y llevando todo lo que necesitábamos. Y gracias a eso se salvó mucha gente. El día 29, en la zona de refugios, empezó un cañoneo naval. Nos avisan que había 3 fragatas que se habían alineado, por lo que nos cambiaron de refugio. A unos 10 metros de donde estaba, se sintió un fogonazo, nuestro primer teniente falleció y 6 de los que estábamos ahí caímos heridos por las esquirlas, pero nunca supimos que era. Lo que me sacaron lo tengo en casa, es acero inglés, me entró en la cara, el hombro y las piernas. A partir de ahí mi guerra terminó. Fue a 2 semanas de la rendición…