Crespo: Restauran parte del monumento al avión “Guaraní A 50”

0
62

Esta semana, la empresa Organización Avanzar SRL, aportó su personal y una hidrolavadora para restaurar en parte, el avión “Guaraní A 50”, que desde 2001 está erigido en el predio de casi 4 hectáreas que tiene en el acceso norte a Crespo. En un reportaje que le hicieron al gerente de esta firma, Cont. Fernando Alberto Huck, recordó que ese avión “está en nuestro campo, por varias razones. Una fue sentimental, porque viajé más de 100 veces en ese tipo de avión en la ruta Paraná – Buenos Aires, cuando el Gobierno de la provincia tenía a cargo Líneas Aéreas de Entre Ríos (LAER). Los ‘Guaraní’, eran transportes aéreos bimotores para hasta 15 personas, armados a partir de 1963 en la Fábrica Militar de Aviones, de 15 metros de largo y 20 metros de envergadura. Otra razón principal, fue porque un día del 2001, publicamos en El Observador, que el suboficial Isabelino Martínez, había logrado a fines de la década del 90, que la Fuerza Aérea de Paraná, le traiga a Crespo una de esas unidades, para instalarla en algún lugar público, donde pasaran muchas personas. Martínez había informado que estaban por llevárselo de vuelta, tras tenerlo estibado y medio desarmado en una estación de servicio durante varios años, en búsqueda de un lugar apropiado. No había logrado interesar al municipio o algún particular, para hacerse una importante inversión para erigirlo sobre una ‘horqueta cementicia’. Sobre el límite del plazo para llevarse al avión de Crespo, llamé a Isabelino y me ofrecí para ayudarlo. La idea de convertirlo en una pieza de museo al aire libre me entusiasmó, por el recuerdo de haber viajado muchas veces en ese avión a Buenos Aires, ida y vuelta, durante los años en que estaba operable. Vimos varios terrenos en la planta urbana y sobre las rutas 131 y 12. Finalmente decidimos ‘levantarlo’ en el campo del acceso norte de la ciudad, a pocos metros de “El Castillo”. Supuse que era algo simple y no muy costoso, pero una vez hecho pública la noticia, vinieron varios oficiales de la Fuerza Aérea Argentina, para agradecerme, pero también para anoticiarme e imponerme de estrictas exigencias técnicas para la construcción de la estructura de cemento, con armados de hierros y demás, para una enorme base sobredimensionada, por si hubiera tornados, etc., etc. Recuerdo que hasta que estuvo ubicado el avión en lo alto y para inaugurarlo en un acto público inolvidable. Pasó más de un mes de trabajo. Para la inauguración nos tocó un día espléndido. Recuerdo que actuaron 2 bandas de música, la de la provincia y la de aeronáutica, hubo emotivos discursos y las 600 sillas desplegadas, fueron insuficientes para muchísima gente que vino a festejar. Una verdadera fiesta popular a la vera de la Ruta N° 12. En varias ocasiones, lo hice lavar con agua y jabón, pero no logré que lo pinten y mantengan como corresponde, por ser de propiedad del Estado. Pero vamos a seguir insistiendo y colaborando para que esta pieza histórica, sea mantenida de la mejor forma posible en el frente de nuestra hermosa ciudad”.