¿Qué consecuencias puede ocasionar el “piercing bucal”? Profesionales desaconsejan su uso

0
36

Para los jóvenes, el uso de piercings bucales puede significar “estar a la moda”, pero muchos de ellos desconocen los riesgos y graves consecuencias que puede generar esta práctica. La perforación de la lengua, mejilla, labio u otros tejidos blandos de la cavidad bucal, para algunos es una forma de “arte corporal y autoexpresión”, pero que puede atentar directamente contra la salud. Dolor, infección, inflamación de encías y daños en los dientes, son solo algunos de los efectos que pueden causar.

La Asociación Dental Americana (ADA) no los aconseja, “ya que son procedimientos invasivos con secuelas negativas para la salud que superan cualquier potencial beneficio”, mientras que desde la Asociación Odontológica Argentina (AOA) lo definen como “un cuerpo extraño y como tal, tiene sus consecuencias”, como sangrado, daños en nervios que pueden ser temporarios o permanentes, infecciones (la boca contiene millones de microorganismos que pueden causar enfermedades locales o generales), ahogo por obstrucción de la vía aérea al hincharse la boca y la lengua; angina de Ludwig (inflamación de rápida de propagación a espacios faciales del maxilar inferior), dificultad para hablar, masticar y deglutir, alteración del sentido del gusto o del movimiento de la lengua, hormigueo por daño de nervios, alergias por sensibilidad al metal, trauma sobre la encía y descenso de la misma en la proximidad del piercing, roturas y fisuras del esmalte dentario y daños de obturaciones y coronas de porcelana, entre otros”.

Desde la AOA expresan que “en el largo plazo, se genera acumulación de placa bacteriana, mal aliento o halitosis, ingestión o aspiración por desprendimiento, poniendo en riesgo las vías digestivas o respiratorias, desgarros de tejidos bucales, dificultad para la atención odontológica y la toma de radiografías e infecciones más graves, como hepatitis o endocarditis infecciosa de las válvulas o tejidos cardíacos”.

Al igual que la ADA, desde la Asociación no se recomienda su uso, pero ante la decisión de hacerlo, se pide tener en cuenta que requiere cuidados, como consultar al odontólogo previamente para recibir información detallada; elegir centros que cumplan con rigurosas reglas sanitarias y cuente con personal de buen nivel de formación; escoger los piercing de metales nobles como titanio, platino, oro y acero quirúrgico. “Asimismo, siempre se debe realizar una correcta higiene bucal luego de cada comida, utilice enjuagues bucales y en la práctica de un deporte, retírelo” enfatizaron desde la mencionada institución.

Recientes estudios e investigaciones, a las que tuvo acceso El Observador, señalan que más del 70% de las personas con piercings en la boca, tuvieron algunas complicaciones con su salud por ese motivo. La que más se da es la “lesión periodontal”, que se produce en el 50% de quienes tienen colocados estos elementos. También hubo muchos casos de inflamación, dificultad de hablar y de masticar, que son los inconvenientes que más se reportaron.