Condenaron al asesino de la estudiante nogoyaense Diana Rojas

0
35

Finalizada la etapa de las testimoniales y los alegatos, las juezas Patricia Asaro, Patricia Reyes y Marcela Pérez, el lunes de esta semana en una sesión que comenzó a las 14.00, dieron a conocer su veredicto en el juicio por el asesinato de la estudiante nogoyaense, Diana Rojas, ocurrido en mayo de 2016 en Puerto Madryn.

En la exposición los miembros del Tribunal por unanimidad, acreditaron que el taxista Dante Donnini cometió femicidio y homicidio criminis causa contra la joven.

Después de los detalles del veredicto se desestimaron los pedidos de nulidad presentados por la defensa en relación a los procedimientos policiales y al hisopado bucal, realizados al taxista. Además, no quedó acreditado el ensañamiento y alevosía de Donnini, mientras que a los plazos de la condena, recién el lunes se darán a conocer.

Cabe señalar que los fiscales Daniel Báez y Jorge Bugueño, solicitaron prisión perpetua para Donnini y lo mismo sucedió con la querella, representada por Carlos Villada, tratándose de la pena máxima del Código Penal: “Homicidio con alevosía, femicidio y criminis causae”.

En cuanto al hecho se supo que el 17 de mayo de 2016 a las 10.15, Diana se encontraba en su departamento cuando se hermana le avisó que le había depositado dinero a través de Correo Argentino. A las 10.32, se comunicó con la parada de taxis “Patagonia” y acudió a su domicilio la unidad Nº 127, conducida por Dante Donnini.

Los fiscales relataron que “el taxista desvió su camino y se trasladó por la Ruta Provincial Nº 1, con intenciones de abusar sexualmente de la joven. Al no contar con el consentimiento, Donnini comenzó a agredirla utilizando un arma blanca, efectuándole distintos cortes en los dedos, antebrazo, cabeza, cuello, hombro y cara. La víctima intentó defenderse y rasguñó a Donnini en cara y antebrazo, quien también intentó atarla con una cuerda. Diana comenzó a correr, por aproximadamente 500 metros, siendo alcanzada por Donnini que la tomó de atrás y le asestó al menos tres puñaladas, una a la altura del cuello, otra en la zona de la tráquea y otra penetrante a la altura del tórax, que le provocaron la muerte”, indicaron en sus alegatos. El acusado arrastró el cuerpo y, para lograr su impunidad, según expresaron desde la Fiscalía, se apoderó del teléfono, el DNI y la billetera de la víctima. Luego abandonó el lugar a bordo de su taxi y el mismo día, vendió el celular a otro taxista por $ 2.000.