Advierten sobre consecuencias del clima en cosecha gruesa de la provincia

0
17

La campaña de granos gruesos 2017/18 en Entre Ríos “está bajo un escenario climático muy adverso”, con “escasas precipitaciones y altas temperaturas” registradas, alertó la Bolsa de Cereales de esa provincia.

Entre diciembre y enero, la precipitación promedio acumulada en Entre Ríos fue de 125 milímetros, sólo 52% de la marca histórica -240 milímetros-, señaló el organismo a través de su Sistema de Información (Siber).

Por otra parte, hubo una “muy heterogénea distribución de la precipitación”, con “amplios sectores” donde la lluvia acumulada entre diciembre y enero osciló entre 50 a 100 milímetros, entre 20 y 40% del valor normal.

Este rango de precipitación se registró en parte de los departamentos entrerrianos de Diamante, Paraná, Nogoyá, Tala, Uruguay, Villaguay, San Salvador, Colón, La Paz, Concordia, Federación, Federal y la totalidad de Feliciano.

En tanto, sólo en sitios muy puntuales de los departamentos Victoria, Gualeguay y Gualeguaychú la precipitación acumulada igualó o superó levemente al valor histórico, detalló la Bolsa entrerriana.

En esa provincia mesopotámica se detectaron “amplias zonas” donde el faltante de precipitación osciló entre 150 a 200 milímetros, como en el extremo norte del territorio provincial.

Por otro lado, el organismo destacó que “el comportamiento de las temperaturas máximas es el otro factor que caracteriza al presente verano”, donde la temperatura máxima promedio entre esos diciembre y enero fue de 33,1 grados, 2,1 mayor al valor promedio normal ubicado en 31 grados.

Según la base de datos de la red de centrales meteorológicas automáticas de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, esta “anomalía térmica” se vio reflejada en la cantidad de días donde la temperatura superó los 35 grados entre diciembre y enero en las campañas 2016/17 y 2017/18.

En el ciclo 2016/17 hubo 8 días con máximas superiores a 35 grados, mientras que en esta temporada fueron 21, por lo que “uno de cada tres días” de esta campaña se caracterizó por la ocurrencia de “estrés térmico”.

Asimismo, las escasas precipitaciones y las altas temperaturas impactaron en las reservas hídricas, donde 90% del área agrícola de Entre Ríos tuvo una situación de sequía a reservas escasas y 9% promedió reservas de regulares a adecuadas.

En tanto, solamente “en un pequeño lapso durante la segunda quincena de diciembre” el 1 por ciento del área presentó reservas óptimas.

La superficie agrícola entrerriana con reservas hídricas que se mantuvieron entre una situación de sequía a reservas escasas abarcó “casi la totalidad del territorio a excepción del extremo sureste”, concluyó el organismo.

Por otro lado, ayer la Mesa de Enlace de Entre Ríos pidió al gobierno provincial que declare la emergencia agropecuaria, medida “indispensable” ante la “intensa sequía que atraviesa todo el territorio provincial”.

La Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer); la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA) y la Federación Entrerriana de Cooperativas (Fedeco) enviaron la nota dirigida al secretario de la Producción, Alvaro Gabás.

Las entidades aseguraron que “desvela a todo el sector productivo entrerriano los próximos vencimientos de las obligaciones fiscales y crediticias que se asumieron en la campaña 2017/2018, la que presenta pérdidas irreversibles” publicó Télam.