Siria: un nuevo bombardeo dejó 250 muertos

0
6

Al menos 250 civiles, entre ellos unos 60 niños, murieron desde el domingo por los violentos bombardeos de las fuerzas del gobierno sirio contra el bastión rebelde de Guta Oriental, cerca de Damasco, a pesar de los llamamientos de la ONU a poner fin a este “sufrimiento sin sentido”.

El balance de la ofensiva, previa a un ataque terrestre contra esta región cercana a Damasco, el último feudo en el país de los opositores al gobierno del presidente Bashar Al Assad, superó el centenar de muertos civiles solo en la jornada de ayer, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

El OSDH informó además que el hospital de Arbin fue bombardeado dos vecespor aparatos rusos, en el que sería el séptimo caso en dos días.

Según la ONG es la primera vez en tres meses que Rusia realiza ataques en Guta oriental, a la que se denominaba el año pasado “zona de distensión”.

La ONU informó por su lado que seis hospitales fueron atacados en las últimas 48 horas en Guta oriental, y que tres quedaron fuera de servicio.

“Estoy conmovido y afectado por informes de espantosos ataques contra seis hospitales en Guta oriental en las pasadas 48 horas”, dijo Panos Moumtzis, coordinador regional humanitario para la crisis siria de Naciones Unidas.

“Ninguna palabra puede hacer justicia a los niños asesinados, a su madres, a sus padres y a su seres queridos”, dijo por su lado Unicef en un comunicado publicado ayer.

Entretanto la oposición siria en el exilio denunció “una guerra de exterminio” y el “silencio total” ante los “crímenes” del gobierno de Assad en la guerra que empezó hace casi siete años. Ante la persistencia de los ataques muchas familias aterrorizadas buscaban refugió en bodegas y sótanos, indicaron periodistas.

Hospitales desbordados

Entretanto, centenares de personas heridas seguían llegando a hospitales improvisados de la región, donde faltan camas y a muchos heridos hay que cuidarlos en el suelo, indicaron periodistas.

“Hemos recibido a un niño de un año, tenía el cuerpo azul, su corazón apenas latía. Cuando le abrí la boca para ponerle un tubo respiratorio vi que estaba llena de arena. Había sido evacuado de debajo de los escombros”, explicó el médico Abu Al Yusr.

“Le saqué rápidamente la arena de la boca pero había llegado a los pulmones. Los limpiamos y volvió a respirar de nuevo”, dijo emocionado, asegurando que sólo es un caso entre centenares. “Una mujer embarazada de siete meses, que tenía una hemorragia cerebral grave, fue transportada a un hospital de Hamuria. Al final sucumbió a sus heridas y no logramos salvar al feto”, explicó.

Ofensiva “a gran escala”

El periódico sirio Al Watan, cercano al gobierno de Assad, dijo que los ataques aéreos en Guta “son un preludio a una operación [terrestre] a gran escala que puede empezar en cualquier momento”.

El 5 de febrero, el ejército lanzó una campaña aérea de cinco días de una violencia sin precedentes en Gut, que dejó 250 muertos entre la población civil y centenares de heridos.

Desde entonces, el ejército refuerza sus efectivos alrededor de esta antigua zona agrícola, asediada desde 2013.

El gobierno quiere retomar Guta para poner fin a los disparos desde esta zona, a veces mortíferos, en dirección a Damasco. Ayer cuatro civiles murieron en ataques rebeldes contra la capital, según medios oficiales.

En su comunicado, la coalición de oposición acusa a Rusia, aliada de Al Assad, de intentar “enterrar el proceso político” para buscar una solución al conflicto que empezó el 15 de marzo de 2011 y que ya ha dejado más de 340.000 muertos.

Fuerzas turcas y sirias combaten en Afrín

La ofensiva turca contra una milicia kurda en Afrín tomó ayer un giro espectacular con el despliegue de fuerzas que apoyan al gobierno sirio en el enclave kurdo, de inmediato atacadas por disparos turcos.

La llegada de las fuerzas pro siria a una región semiautónoma kurda, que escapa al control de Siria desde 2012, significa un cambio mayor que complica la guerra civil que afecta al país desde hace ya casi siete años. Las fuerzas entraron ayer en el enclave de Afrín, en el noroeste de Siria, donde el ejército turco lleva a cabo una ofensiva desde hace un mes para expulsar a una milicia kurda, indicó una fuente local.

“Las fuerzas populares entraron en el distrito de Afrín”, afirmó Rojhad Rojava, responsable de la Defensa kurda dentro de la administración local.

“Centenares de combatientes fueron desplegados esta tarde” en la zona, declaró por su parte Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La milicia kurda de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) confirmó en un comunicado ayer que el gobierno sirio envió “unidades militares” a Afrín, y que serían desplegadas a lo largo de la frontera con Turquía.

Las fuerzas progobierno sirio debían “tomar posición en la frontera y participar en la defensa de la unidad territorial de Siria y de sus fronteras”, afirma el comunicado de las YPG.

Según la agencia oficial de prensa siria Sana, el ejército turco bombardeaba a las fuerzas progubernamentales desplegadas en el enclave.

Agencia AFP