ONG “Compromiso Vial” pide más controles, mejoras en rutas e inversiones para atender más rápido a los heridos

0
86

Durante el pasado fin de semana “largo” fue extraordinario el movimiento vehicular en las rutas argentinas por el turismo, pero también, lamentablemente, quedó marcado como uno de los más trágicos por los accidentes viales registrados. A nivel nacional, el más grave fue en Misiones, donde murieron 10 personas, luego de que chocaran y se incendiaran 2 autos. En Entre Ríos, volcó un auto en Gualeguay, falleciendo 3 hombres por las heridas recibidas; en cercanías a Diamante, una enfermera oriunda de esa ciudad murió al despistarse el auto que conducía en Ruta N° 131 y en el enlace vial Victoria-Rosario colisionaron frontalmente 2 vehículos y fallecieron un joven, 2 mujeres y un menor (los últimos 3 eran de Libertador San Martín).

La dirigente de la ONG “Compromiso Vial”, Mariana Sena, expresó que “las rutas argentinas se han transformado en una trampa mortal, porque no hay controladores de velocidad de manera permanente o móvil de forma concreta. En el caso puntual del enlace vial Victoria-Rosario, tristemente han perdido la vida muchas personas y si las cosas no cambian, esto se seguirá repitiendo. El Estado debería tomar cartas en el asunto de manera urgente. No hace más de tres meses hubo otro siniestro, con familias destruidas, en el mismo lugar. Es frustrante, porque se viene reclamando desde hace mucho tiempo por obras en las rutas y más controles y el Estado no interviene como debería. La doble traza para ese enlace, sabemos que estaba en el proyecto inicial, como la conexión férrea (trenes), pero no se hizo. Nosotros como ONG, hemos hecho un seguimiento en cuanto a los siniestros viales ocurrido allí y ya suman cerca de 60 las personas que han perdido la vida” señaló en diálogo con “Diario 6” de Canal 6 ERTV.

– ¿Cuáles cree que son los motivos?

– Es un combo de situaciones, pero fundamentalmente se da por la gran dificultad que tiene el Estado en asumir su rol de cuidar a las personas. Cuando uno vive en un Estado que tiene políticas de infraestructura, de control y de prevención, la persona que no respeta las normas o infringe la ley, es inmediatamente sancionada. En Argentina, claramente no pasa nada de eso. Es un retraso muy grande discutir hoy acerca de los radares y multas. Tienen que estar en todos lados y ser cada vez más, sancionando el exceso de velocidad y las maniobras peligrosas. En el enlace con Victoria, se viene reclamando por las banquinas, que nunca se hicieron. Nuestra ONG le pidió a los gobernadores de Entre Ríos y Santa Fe que se pongan a la cabeza en esto y se implementen medidas concretas, por ejemplo, que la velocidad máxima sea de no más de 80 km/h., que hagan controles de carga y que sea ahora, no que estemos esperando el gran proyecto de inversión, porque eso va a llevar tiempo. Quienes conocemos esa ruta, sabemos la convivencia que la misma tiene entre los vehículos de gran porte (camiones y colectivos), las motos, los autos y si sumamos que no tenemos banquinas y las inclemencias del tiempo, como la neblina (o las lluvias), es un combo explosivo para que se den todas estas situaciones tan graves. Nosotros decimos ‘Ni un muerto vial más’ y para eso se necesitan medidas de prevención y más control.

– En su momento hicieron un reclamo para que se invierta en los hospitales regionales, puntualmente en el de Victoria… 

– Soy de Oro Verde, perdí a mi hermana y sobrina en ese puente y al pedido de que se mejore la infraestructura del Hospital de Victoria, lo realizamos también hace algunos años. Presentamos cartas, notas, pedidos, para que el mismo esté a la altura de las circunstancias, por el tránsito que tiene esa ruta y la posibilidad de accidentes. No puede ser que una persona herida, tenga que viajar 120 km. hasta un hospital de Paraná para ser atendida. Por eso le pedimos al gobierno provincial que destine recursos para eso, nadie nos dijo que no, pero 5 años después, el “Salaberry” sigue siendo un centro asistencial, no tiene terapia intensiva, no tiene equipo médico de emergencia y la gente accidentada debe ser llevada a Paraná. Es indignante. Ni los bomberos tienen las herramientas adecuadas. Sé que la comunidad de Libertador está dolida por todo lo que ocurrió y deberían asumir un rol protagónico para que esto no quede impune.