Bauza: “Solamente los argentinos podemos discutir a Maradona y Messi”

0
21

Luego de su última experiencia laboral en Medio Oriente, Edgardo Bauza le puso un temporal freno de mano a su vida como Director Técnico. Por aquellas lejanas tierras estuvo en el seleccionado de Emiratos Árabes Unidos y de Arabia Saudita, un mundo completamente diferente al que uno habita. Desde lo cultural, pasando por lo idiomático e incluso en lo futbolístico. Claro, uno puede decir que no existe tanto misterio en este deporte, pero lograr plasmar una idea en jugadores que no entienden tu lengua, debe resultar ciertamente complejo.

Lo cierto es que el Patón decidió brindarse un tiempo de descanso y en ese contexto se lo pudo ver en Crespo. No es la primera vez, tampoco la última, ya que su hermano vive en la ciudad. “Hace mucho tiempo que no estábamos juntos así que aproveché a venir y disfrutar de la familia”, le indica en la charla mantenida con El Observador. “Me tratan muy bien, tengo varios amigos por estos lados y el fútbol te brinda esta linda posibilidad que la gente te reconozca, te salude o te pida una foto. Es muy bueno todo esto”, agrega.

El contacto con el entrenador surge en las instalaciones de la Asociación Deportiva y Cultural. No es casualidad, es que allí acudió a diario durante su estadía para disfrutar de otro deporte preferido: el tenis. “Lo empecé a practicar hace bastante. Tengo un tema con las rodillas que me causaba problemas para jugar al fútbol, entonces me volqué a la raqueta. En realidad siempre me gustó y es un deporte que me permite estar en movimiento. Hacer deportes siempre es bueno, no importa la disciplina. Les digo a mis amigos que practiquen el deporte que sea pero que lo hagan, aunque sea que caminen. Cuando tengo un poco de tiempo, siempre engancho a alguien para jugar”.

Los duelos se dieron con el profesor Marcelo Mendoza, una hora por día a pesar de los días agobiantes que sacudieron a esta parte del país. “No tengo ninguna virtud en el tenis (sonríe). Vuelco lo mismo que hacía con el fútbol, la garra y decisión. Es un deporte donde la técnica condiciona todo”, agrega bajo la fresca sombra de un árbol que alivia la escena.

Son las 15.30 y Edgardo se presta al diálogo con amabilidad mientras aguarda que un familiar lo busque de las instalaciones deportivas. Es un contacto breve para la rica historia que posee un hombre que supo lucir casacas de peso y lograr resultados sumamente importantes como dos Copas Libertadores con Liga de Quito y con San Lorenzo. Pero además estuvo al frente del Seleccionado Argentino en una época donde las fuertes tempestades golpearon a la AFA. Su salida del cargo fue un tanto desprolija dirigencialmente. Recordada es aquella puesta en escena donde Bauza con Marcelo Tinelli y Daniel Tapia, comunicaron la noticia. Por ese motivo, antes de la misma entrevista pide no hablar del tema. Se sabe que cualquier respuesta puede hacer ruido pero también es comprensible que hay una herida sin cicatrizar.

Volvamos al ruedo del diálogo en sí, donde el Patón descansa pero analiza proyectos. “Definido no tengo nada. Todavía estoy viviendo en Dubai (EAU) con mi familia, en una semana voy para allá. Después iré a Quito porque me llamaron de Liga y quieren hablar conmigo para analizar la posibilidad de ser manager. Hay otras ofertas dando vueltas, pero por ahora quiero descansar y llegado el momento, lo definiré”.

Tierras lejanas donde están los seres queridos. “Allá es la religión que condiciona la vida de todos. En Emiratos el 80% de los habitantes son extranjeros, entonces no se ve tanto esa diferencia cultural, sí sucede en Arabia Saudita. Igualmente a nosotros no nos molestaba para nada, cada uno con sus costumbres y ese tipo de inconvenientes a nosotros no nos afectaba, no éramos musulmanes y no teníamos que seguir sus reglas”, recuerda el DT.

 

Heinze en Vélez

Ser entrenador es una tarea compleja. Además de saber de fútbol, el individuo debe saber trasladar su pensamiento al jugador y debe convencerlo por sobre todas las cosas. Pero también es responsable del grupo. Ser portador de la inteligencia para manejarlo es una de las cuestiones fundamentales para alcanzar los resultados. En ese mundo se desenvolvió con éxito Bauza y en ese mundo anda también el crespense Gabriel Heinze. “Como jugador ha estado en los equipos más importantes del mundo. Algo debe haber tenido (se sonríe) para que lo llamen y lo contraten. Eso lo dice todo. Como técnico está en un proceso de consolidación, que no es fácil. Hace unos días lo vi renegando (sic) con su equipo, pero forma parte de la profesión. Es muy complicada. Pienso que su experiencia vivida como jugador, con el tiempo tendrá la posibilidad de volcarlas a sus equipos”, analiza.

“Existen presiones en cada club en el que se trabaja. Puede ser que por diversas cuestiones no se disfrute plenamente, a mí me gusta mucho ser técnico. Lo sufro mucho porque no me gusta perder y uno quiere que el equipo funcione, pero es una profesión que se recorre con pasión. En Argentinos su idea funcionó perfectamente, ojalá tenga la suerte necesaria en Vélez”.

 

Menotti-Bilardo; Maradona-Messi

Las dicotomías en el deporte siempre estuvieron al orden del día. Algunas tuvieron una trascendencia significativa, otras perecieron rápidamente. Están las que dividieron al mundo futbolístico de manera innecesaria, pero ¿es para tanto?. “Ya siendo jugador me puse a estudiar porque tenía la idea de ser técnico”, recuerda Bauza. “Tuve grandes maestros, gente que me ha enseñado mucho como Solari, Bilardo, Menotti y tantos otros. Todos tienen sus ideas personales y también están las ideas de uno. Estoy convencido que de todos uno puede aprender algo y luego le va dando el estilo propio que más lo convence”, resalta.

Bilardo-Menotti, de ambos aprendió: “La disputa ‘ideológica’ que se montó, fue puro invento de la prensa para genera ranking. Fue para armar una polémica innecesaria en el ambiente, habían programas que hablaban solamente de eso. Son técnicos indiscutidos, campeones del mundo, entonces ¿cómo los vas a cuestionar? ¿Por qué vas a elegir uno por sobre el otro si los dos fueron muy buenos? Lo mismo pasa con Maradona y Messi, preguntan ‘¿quién fue mejor?’ ¿Por qué te vas a quedar con uno si los dos son enormes? Pero así somos, los criticamos a pesar de que sean tan buenos. Solamente los argentinos podemos discutir a Maradona y Messi; son cosas que sólo nosotros podemos poner en tela de juicio. He tenido la posibilidad de trabajar con los dos, tanto con Menotti como con Bilardo, y he compartido planteles con Maradona y dirigido a Messi, ha sido un privilegio gigante”.

Concluye la charla con un cordial saludo. Es momento de su retirada luego de una hora ardua de tenis. Antes, el presidente de Cultural, Beltrán Cepeda, le acerca un presente. Es una remera de la entidad y ambos posan para la foto. Se va el Patón prometiendo volver y hablar de otros temas. Se trata de esos personajes cuyas experiencias de vida son para escucharlas con detenimiento sin micrófono, donde fluyan naturalmente aquellos episodios que marcaron su camino. Su estadía en Crespo no pasó desapercibida.