Profesionales del INTA hablaron sobre consecuencias de la sequía y otros problemas rurales en E. Ríos

0
94

Esta semana, el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, invitó al Ing. Agr. Ricardo De Carli, jefe de la Agencia de Extensión Rural del INTA Crespo, a la Ing. Gabriela María Litwin y al Ing. Enrique Behr, para hablar sobre el preocupante panorama que se percibe en zonas agrícolas de la región, por la falta de lluvias, que afecta en especial a los cultivos de maíz y soja. También opinaron sobre los problemas de la cosecha fina, lechería, el uso de los agroquímicos con un estricto control, la alta tasa de suicidios en zonas rurales, entre otros temas.

– ¿Cómo se puede medir la gravedad de la sequía que está afectando a numerosas zonas agrícolas de la provincia?

– (De Carli) La situación cambia dependiendo de la zona y de cuando se sembró el cultivo. Hay partes de Entre Ríos donde hace 2 semanas, llovieron 60 mm, pero hay otras donde la lluvia fue escasa o nula, por lo que hubo maíces que ya se “picaron” y otros, que se empezaron a cosechar con un rinde de 25 quintales, cuando debería ser de 70 a 80. Para graficar la gravedad que esto tiene, con 25 quintales se paga solo la mitad del costo. Son cuestiones de la naturaleza, el año pasado, en la ‘campaña de fina’, hubo excesos de lluvias, que perjudicaron al trigo. Empezó una reducción de precipitaciones en octubre – noviembre, en diciembre se cortaron las mismas y enero fue tremendo. Se afectó la floración del maíz, que es el momento clave del cultivo y el desarrollo de la soja y eso resiente los rendimientos…

– ¿Se preveía un verano con pocas lluvias?

– (Behr) Muchas veces, ese tipo de previsiones, son herramientas que tiene el productor. Cuando le dicen que en enero va a llover de poco a normal, hace la mejor planificación posible, sabiendo que las precipitaciones no van a ser elevadas, pero no que iban a ser casi nulas, como ocurrió en enero…

– (Litwin) Hay una preocupación genuina, la que también llega a otros sectores, como la lechería-ganadería. La base de la producción tiene que ver con el forraje, que es el sostén de los animales en el campo y éste, no debería ser un momento de no poder contar con los alimentos. Eso puede pasar en otoño e invierno y recuperarlos con la reserva que se produce en primavera y verano. Lo que está pasando ahora es que se está quedando sin alimento propio y sin producir las reservas. Si a todo eso le combinamos los periodos de calor muy prolongados, genera que haya una condición de estrés y esto condiciona la producción de leche, por lo que la situación es compleja…

– El hombre de campo, siempre termina dependiendo de los factores climáticos…

– (De Carli) Hay estudios a nivel mundial que comprueban que la actividad agropecuaria es donde se registra la tasa de suicidios más alta. El hombre de campo, sobre todo el productor de la zona, vive en su trabajo. Un empleado que trabaja en cualquier otro lugar, cumple un horario, se va a su casa y tiene la posibilidad de estar distrayéndose de lo que está haciendo. Asimismo, el productor debe tomar muchas veces decisiones importantes, como sacar un crédito para comprar una cosechadora o un tractor y quizás lo hace en un momento que estaba todo bien y ahora con estas sequías, donde ve cómo muere su cultivo, no puede pagar la cuota en el banco. Eso influye mucho en el ánimo. Además, no solo es estar expuesto a las variables climáticas, sino también a las del mercado. Ningún productor fija el precio y escucha que en Chicago la soja bajó o el maíz, lo que le representa menos ingresos. En nuestra agencia, estamos trabajando en forma pionera en el país, con un médico de la actividad privada en un tema nuevo que se llama “Agro Medicina”. Es una disciplina que busca cuidar la salud de la gente que trabaja en el campo y evitarles enfermedades. En esa disciplina se trabaja muchísimo en Estados Unidos, Australia, Canadá y otros países de Europa y nosotros también lo estamos haciendo…

– (Behr) También hacemos hincapié en cuanto a la accidentología. A nivel país, el agro está en segundo lugar detrás de la construcción en los accidentes laborales. Las situaciones de mayor riesgo son las maquinarias, el trabajar con animales. Por ahí el productor no visualiza como que la actividad que ellos hacen es de alto riesgo…

– (Litwin) Nuestro trabajo en ese sentido se centra en la prevención. Reforzamos por ejemplo, la idea de que hay que ponerse protector solar. En la playa ninguna persona expondría a su hijo a las 13.00 al rayo del sol sin ponerle este elemento. En el campo en tanto, hay gente que está muchas horas trabajando y algunas veces con suerte tiene una visera…

– (De Carli) El cáncer de piel es una de las afecciones que más ha aumentado, sobre todo en la cara y otras zonas del cuerpo. Por eso la recomendación de usar la protección adecuada y desde el INTA trabajamos en lo que es prevención…

– En muchas zonas del país, los pobladores rurales van emigrando a las ciudades, ¿cómo ven la situación de Entre Ríos?

– (De Carli) Con el trabajo de nuestra agencia realizamos un estudio hace algunos años en la zona de Crespo y aldeas aledañas. El estudio reveló que tenemos la tasa de habitación más alta en el país, de 3 personas por granja. En un radio de 70.000 hectáreas, es decir unos 15 km a la redonda de Crespo, trabajan 900 personas. Es una ocupación importante. Sabemos que un establecimiento típico extensivo de la Pampa Húmeda, donde se produce trigo, soja y maíz, uno puede manejarse con un equipo de 3 a 4 personas unas 6.000 a 7.000 has. Acá tenemos la misma cantidad de gente trabajando en el campo que en el Parque Industrial…

 

Lechería

 

– El tambero recibe $ 5 por el litro de leche, que aseguran no les permite cubrir los costos: ¿Ha bajado el número de producciones?

– (Litwin) No hay estadísticas recientes que permitan contestar eso desde un dato. Se estima que en Entre Ríos hay unos 1.600 tambos, cuando en Santa Fe son alrededor de 4.000 a 5.000 tambos. Hoy el tambero en la zona está recibiendo un precio de $ 5,60 el litro, con lo que tiene que cubrir sus costos de producción y las amortizaciones del capital con el que cuenta y que necesita renovar para seguir produciendo a mediano y largo plazo…

– ¿Hay que colocar más leche en el mundo?

– (Litwin) Hay mercados que se van abriendo. Históricamente Argentina consume en el mercado interno un 80% de la leche que produce y exporta un 20% y cuando no logra llegar a ese 20%, el resto se vuelca al mercado interno y ahí se producen desajustes, porque empieza a caer el precio…

 

Agroquímicos

 

– En Argentina hay opiniones divididas en cuanto al uso de los agroquímicos, con municipios que los prohíben, cuando en Europa por ejemplo, se usan en sembradíos que están al lado de las casas… 

– (De Carli) En Europa se usan agroquímicos y hasta con más intensidad que acá, la cuestión es el control. El problema es el mal uso, allá es mucho más estricto el contralor…

– ¿En Europa y EEUU se usa el glifosato?

– (De Carli) Sí, se usa. En Argentina no somos inventores de insumos o herbicidas. Todos los productos que usamos los genera Alemania, Francia, Estados Unidos e Inglaterra y lo venden a todo el mundo. Las patentes son de ellos…

– (Behr) Es una tecnología que puede tener sus inconvenientes y mucho más, si está mal empleada. Es por eso que desde el INTA siempre se trabaja en cuanto a las recomendaciones de buen uso de maquinarias y aplicaciones y ese es el aporte que hacemos desde la institución. Trabajar en pos del buen uso, tanto sea de lo fitosanitario como de cualquier otra tecnología. Pero no es nuestra función el control de cómo esa tecnología se usa…

– (De Carli) Los gobiernos provinciales tienen direcciones de agricultura que se ocupan de fiscalizar el uso. Si pensamos años atrás, la estructura técnica y de equipamiento del estado entrerriano no acompañó el crecimiento de la agricultura. Ahora se está viendo el tema de otra manera, precisamente para mejorar los controles.