Libertador: Recomendaciones para el uso correcto de los nuevos contenedores de residuos

0
10

La fisonomía habitual de algunos barrios de ha cambiado recientemente, con la colocación de contenedores de residuos para su volcado mecánico por parte de los camiones de recolección.

En tal sentido, Martha Tymkiw, asesora en Espacios Públicos y Temas Ambientales del municipio, destacó que “al no ser viable colocar contenedores en todos los sectores al mismo tiempo, se decidió comenzar por los barrios cuya estructura urbana está más consolidada, es decir, los más antiguos, que se encuentran alrededor de la Universidad y el Sanatorio”. No obstante, aclaró también que la idea es extender este sistema en forma progresiva a cada uno de los sectores que componen el ejido municipal y “una vez que todos tengan implementado el sistema, entonces sí entraremos en una etapa de intensificación de contenedores, pero no lo haremos antes de que cada barrio pueda contar con este servicio”.

Este nuevo sistema aporta grandes ventajas, tanto de orden práctico como sanitario, en relación con el vigente, de canastos domiciliarios, entre ellas: Evita la rotura de las bolsas por parte de algún animal suelto y el consiguiente esparcimiento de los residuos en el frente de la vivienda. Esto a su vez hace posible sacar la basura en cualquier horario, ya que no queda expuesta. Reduce la presencia de malos olores. Ordena y agiliza la recolección de los residuos. Mejora la estética de las viviendas, al no haber bolsas de residuos en el frente. Hace su aporte a una mejor salud, ya que lo estético, lejos de ser meramente decorativo, mejora el estado de ánimo, promueve la generación de endorfinas, y esto repercute positivamente sobre la salud física.

Para que este sistema funcione adecuadamente, la funcionaria dejó cuatro puntos a tener en cuenta:

 

Clase de residuos: Los contenedores están colocados solamente para residuos domiciliarios, tanto secos como húmedos. Es necesario usar bolsas bien cerradas, ya que de lo contrario pueden quedar restos que entren en descomposición dentro del contenedor. Siempre se debe mantener la tapa baja y bajo ningún concepto correr los contenedores del lugar asignado. Si existe alguna observación, cualquier vecino puede acercarse al municipio y compartirla para su estudio.

Los pastos, ramas, escombros y, especialmente, cenizas o brasas no deben depositarse en el contenedor. Estos residuos corresponden al tipo de recolección semanal, y deben ser dejados contra el cordón cuneta en el frente del domicilio al que corresponden. En tal sentido, Tymkiw fue enfática al pedir a los vecinos que “no depositen estos residuos en la vereda de enfrente, por más que sea un espacio verde, un espacio público. Esos espacios son de todos, y deben estar limpios para todos. Que sea de todos no quiere decir que sea de cada uno, y están bajo administración municipal”.

 

Precaución especial: Los elementos punzo-cortantes deben colocarse en cajas o ser envueltos en cartones reforzados y rotulados para evitar accidentes. Los hierros no deben colocarse dentro de los contenedores ya que al igual que los escombros corresponden a otro tipo de recolección. Además, con el peso del resto de los residuos pueden dañar el contenedor, inutilizándolo a los fines para lo que fue colocado.

 

Horarios: Los residuos pueden ser depositados en los horarios y días que se prefiera, excepto después de que pase el recolector el día viernes y durante el día sábado porque la actividad se reinicia el domingo.

 

Los antiguos canastos: Cada propietario o usuario debe dejar de usarlos y extraerlos porque a partir del 15 de febrero la administración municipal procederá a la extracción y posterior devolución a sus propietarios o frentistas. En las manzanas donde ya están los contenedores, el camión no recogerá más los residuos de los canastos domiciliarios.