Con altas temperaturas, el ganado consume hasta un 60% más de agua

0
10

Si bien existen diversos factores que influyen sobre la cantidad de agua requerida por los animales, la temperatura y humedad ambiente, así como el tipo de alimento consumido, aumenta hasta un 60% la ingesta del vital elemento durante los meses calurosos. En un contexto climático de escasez hídrica, los especialistas del INTA brindan algunas recomendaciones, para reducir el impacto del calor en los mismos.

Osvaldo Balbuena, técnico del organismo, señaló que “un animal para carne de 450 kilogramos puede consumir entre 41 y 66 litros de agua, según la temperatura ambiente sea entre 21 o 32 ºC, respectivamente”. En un contexto climático en el que se estima un trimestre con elevadas temperaturas y escasas precipitaciones, consideró “muy importante que cada productor evalúe el estado de las aguadas, así como la disponibilidad de pasto en diferentes potreros”. Asimismo, recordó que se debe tener en cuenta la frecuencia de consumo voluntario de agua de las vacas que es entre 3 y 4 veces por día. En este sentido, subrayó la importancia de la distancia para acceder a la misma, dado que, si el consumo está limitado, el animal comienza a comer menos y más lentamente.

“Es importante utilizar los potreros que primero van a tener problemas con la provisión de agua”, señaló Balbuena. En cuanto al estado general del ganado, el especialista recomendó priorizar su alimentación. En este sentido, consideró “urgente el destete de todos los terneros al pie que tengan un mínimo de 60 días de edad –anticipado o precoz–, sin olvidar que hoy es posible destetar un ternero con 30 días –hiperprecoz– a fin de incrementar la preñez”. A su vez, destacó: “En el rodeo de cría, además de los vientres debe ser atendida la recría hembra, porque serán los futuros vientres”.

Es que, de acuerdo con Balbuena, con estas medidas es posible economizar en alimento y disponer de una hembra en mejores condiciones para el siguiente servicio. “Es más fácil y económico alimentar al ternero que a la par vaca-ternero”, alertó y aseguró que, ayudar a recuperar la condición corporal de la madre, “permitirá una mayor preñez”.

En cuanto a la prioridad para el destete, aconsejó considerar, en especial, a la vaca de primera parición y a las que están flacas, es decir, en condición corporal menor a cuatro. Y, a las que criaron el último ternero, es conveniente sacarlas del campo, es decir, venderlas.