Creó un negocio millonario a partir de sus extravagantes calcetines

0
49

“Los calcetines son divertidos, creativos y coloridos, y me dejan ser como soy”, cuenta John Cronin, un joven de 21 años que tiene síndrome de Down.

En un año, su empresa “John’s Crazy Socks”, que en español sería “Los calcetines locos de John”, ha generado ingresos por US$1,4 millones. Con el empredimiento John y su padre Mark Cronin han conseguido además US$30.000 para obras de beneficencia y le han vendido calcetines a personas como el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau y el expresidente de Estados Unidos, George H.W. Bush.

¿De dónde salió la idea? Hace un par de años John le dijo a su padre que quería crear un negocio cuando saliera de la secundaria, pero que no sabía qué tipo de empresa podría ser. “Mi primera sugerencia fue hacer un negocio divertido, pero no sabíamos qué producto vender”, cuenta John, originario de Long Island en Nueva York.

Después pensó que podía ser un camión de comida, pero había un problema con esa idea: “No sabemos cocinar”, dice Mark riéndose. Hasta que llegaron a la idea de los calcetines. “Toda su vida John había usado calcetines coloridos y locos, era algo que le encantaba y entonces sugirió que deberíamos vender calcetines”, cuenta Mark.

Así fue como nació una empresa que actualmente vende por internet cerca de 1.400 tipos diferentes de calcetines con todo tipo de diseños, que van desde gatos y perros, hasta Donald Trump.

Cada orden es enviada el mismo día, junto a una bolsa de dulces y una tarjeta escrita a mano que dice “gracias”. Y si el pedido es cerca, John va personalmente a dejarlos.

“John trabaja muy duro en la empresa. Normalmente estamos en la oficina antes de las 9am y habitualmente no nos vamos antes de las 8pm”. En poco más de un año han enviado más de 30.000 órdenes.

Y como política del negocio, donan el 5% de las ganancias a las Olimpiadas Especiales, que organiza eventos para personas con dificultades en el aprendizaje. John compite en deportes como básquetbol, fútbol y hockey. También diseña “calcetines conscientes” con el fin de juntar dinero para instituciones como la Sociedad del Síndrome de Down y la del Autismo en EE.UU.

BBC Mundo