Boc-Hó y el Impuesto Inmobiliario Rural: “No queremos tener sorpresas con aumentos desmedidos”

0
17

La Federación Entrerriana de Cooperativas (FEDECO), la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (FARER) y la Federación Agraria Argentina (FAA), presentaron esta semana una nota, solicitando una reunión con el secretario de Producción de la provincia, Álvaro Gabás. Uno de los temas principales del encuentro será analizar qué impacto tendrá el Impuesto Inmobiliario 2018 para el sector. Al respecto, el presidente de FARER, Raúl Boc-Hó, en declaraciones a El Observador, expresó que “en realidad estamos reiterando pedidos que venimos haciendo ya desde mediados de 2017. En su momento se lo presentamos al entonces ministro de Producción, Carlos Schepens y ahora renovamos la solicitud al nuevo secretario. Queremos analizarlo con tiempo, organizando una reunión a la que puedan asistir técnicos de las distintas entidades y del gobierno. Estamos un poco preocupados por lo que ha pasado en otras provincias, donde hubo incrementos que exceden por mucho los números de la inflación y la capacidad contributiva del sector. Sabiendo que la Provincia está con un déficit importante, queremos anticiparnos. No queremos tener sorpresas y encontrarnos en marzo o abril, con aumentos desmedidos en el Impuesto Inmobiliario Rural. Por lo menos, queremos tener la oportunidad de dar nuestro punto de vista, consensuar y que en definitiva se utilice la metodología que marca la ley en cuanto a la variación de los precios de los productos agropecuarios”.

– ¿Tienen alguna estimación técnica o información sobre qué aumento debería darse?

Debería estar en alrededor del 20%. Tiene que ver también con los movimientos de la economía en general.  No creemos que deba salir de ese rango…

– ¿Cómo fue el año 2017 para el sector?

Podríamos decir que el balance es neutro. No fue un año tan bueno como se esperaba, porque había más expectativas en el sector. Algunas se pudieron cumplir y otras, no. De alguna manera se fueron diluyendo los resultados de los primeros anuncios del gobierno nacional con respecto a las retenciones y al tipo de cambio. Mientras tanto, hubo aumentos de costos, con los precios internacionales deprimidos. También es bueno no generalizar, cada sector tiene su propia realidad, podemos decir que la agricultura y ganadería han tenido un año relativamente normal. El stock ganadero creció, en más de 100.000 cabezas, pero hay economías regionales, como el arroz, que están muy complicadas, que tienen una estructura de costos elevados. La producción de arándanos y citrus no está en momentos florecientes. Para graficarlo de alguna manera, fue un año sin grandes cosas para destacar…

– ¿Y las expectativas para 2018?

No será un año fácil. Estamos muy preocupados por el tema costos. Si bien a mediano plazo, hay una tendencia a reducir la presión fiscal, será un 2018 difícil en la cuestión impositiva. Por otra parte, estamos esperando que el clima ayude, ya que estamos transitando un verano con falta de humedad

– En la provincia se está tratando una nueva ley de agroquímicos, ¿cuál es su opinión?

– Es un proyecto que previamente tuvo mucho diálogo, hubo una búsqueda permanente de consenso, hubo audiencias públicas en las cuales tuvimos la oportunidad de participar y expresarnos. Una se hizo en el Senado, en Paraná y otra en Villaguay, donde todos los involucrados tuvimos  la posibilidad de dar nuestro parecer y los legisladores tuvieron en cuenta las inquietudes y sugerencias. Para nosotros es una ley superadora y si bien no nos conforma en un 100%, se tiende al bien de la mayoría, incluyendo muchas regulaciones. Lo importante es que el Estado ejerza sus funciones en cuanto a control y cumplimiento de la ley, para lo cual harán falta equipos, presupuestos…

– Sectores ambientalistas realizaron una protesta el pasado lunes frente a la Casa de Gobierno, oponiéndose…

– Tienen el derecho a expresarse. Todos debemos apuntar a tener una producción amigable con el medio ambiente. De manera permanente hacemos una tarea de docencia, respecto a las buenas prácticas agrícolas y que las cosas se hagan como se deben realizar, pero no podemos permitir que la producción decaiga. No hay que irse a los extremos. Hay que tener en cuenta que por el campo, hay mucha gente trabajando, viviendo… Quien no haga un buen uso de esos materiales, tendrá que hacerse cargo y caer sobre él, con las sanciones correspondientes.