Alarma en el campo por falta de lluvias

0
16

En Entre Ríos y gran parte del país, siguen escaseando las lluvias y la preocupación gana terreno entre los productores. Desde el Instituto de Clima y Agua del INTA se aseguró que durante el primer trimestre del año, se esperan condiciones deficitarias de precipitaciones, con temperaturas superiores a lo normal. Si esta opción se mantiene, la situación será complicada para muchos cultivos.

Carlos Di Bella, director del Instituto, expresó que “estamos frente a un fenómeno climático de ‘Niña’, con precipitaciones entre normales y por debajo de la media para esta época que, probablemente, se establezcan durante todo el verano”. El especialista dijo que hay “gran incertidumbre”, aunque aclaró que lo único seguro en esta materia, en los últimos años, es la “alta variabilidad climática”.

“Hay que entender que producir, en la actualidad y con estas condiciones, siempre implica un riesgo. Para todos los casos, es importante estar informado, conocer los pronósticos y todos los datos agroclimáticos que el INTA pone a disposición del productor”.

El asesor técnico de La Agrícola Regional de Crespo, Ing. Oscar Mildenberger, expresó que “es una sequía que se está haciendo larga; tenemos pocas precipitaciones desde noviembre, en diciembre se acentuó y lo mismo pasó en enero. La demanda de agua es muy fuerte, hay mucha radiación, por lo que estamos en una situación crítica y esperando que las precipitaciones se den cuanto ante”.

En declaraciones a Canal 6 ERTV, el profesional señaló que “está siendo afectado el maíz, por cuestión de ciclo y porque está en pleno período crítico, de llenado de granos y formación. En la soja también hubo problemas tras la siembra, con mortandad de plantas y poco desarrollo en los primeros lotes, que deberían tener un crecimiento vegetativo, con mayor altura y está todo como frenado”.

En cuanto al impacto económico que está dejando este proceso sin lluvias, Mildenberger destacó que “en el caso del maíz, por estas condiciones, son pocos los que podrán esperar un ingreso que les deje un margen de rentabilidad” aunque claro está que si esta tendencia de déficit hídrico se mantiene, las consecuencias serán aún mayores. “Como ocurre en estos casos, se podrán dar algunas ayudas, como la postergación de impuestos, que es ‘pan para hoy y hambre para mañana’, porque el compromiso para con el Estado sigue estando y si no es este año, el productor lo tendrá que pagar el próximo”.

Consultado sobre las precipitaciones que se están esperando, el asesor estimó que “se necesitan no menos de 50 mm. y que se repita ese número a los 5 ó 7 días. Que las precipitaciones sean con esa diferencia de días, es para que esa humedad se termine absorbiendo y que la próxima lluvia sea aprovechable, porque caso contrario, corre y no sirve para nada”.