Cuidados por los cambios de temperatura: ¿Qué hacer para no enfermarse?

0
17

 Las enfermedades respiratorias en general están relacionadas con las condiciones medioambientales, los cambios climáticos y en particular, las modificaciones de la temperatura de un ambiente a otro. Desde la Sección “Enfermedades Obstructivas” de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria se informó que en verano, si bien estas patologías son menos frecuentes que en el invierno, también se da un importante número, fundamentalmente cuando las temperaturas son muy elevadas, siendo los cuadros o síntomas respiratorios ocasionados muchas veces por el mal uso de los aires acondicionados.

“Estos equipos enfrían el aire, le quitan humedad (lo secan) y tienden a acumular polvo en los filtros, favoreciendo los cuadros infecciosos o inflamatorios de vías respiratorias, provocando rinitis, sinusitis, faringitis y laringitis. Además, el uso es lógicamente en ambientes cerrados, lo que facilita la transmisión y contagio de gérmenes”.

A través de un informe, que cuenta con el asesoramiento de los doctores Sebastián Wustten (M. 7925) y Pablo Sáez Scherbovsky (M. 112680), la Asociación recomienda acondicionar los ambientes con temperaturas entre 24 y 27 grados, tratar de mantener la humedad del ambiente usando la función de ventilación, mantener los filtros limpios de los equipos de frío y evitar los cambios bruscos y frecuentes de temperatura para permitir que el organismo se adapte gradualmente. Por otra parte, es aconsejable estar preparados para un eventual cambio brusco de temperatura (tener siempre a mano un abrigo), además de mantenerse bien hidratado y alimentado, no fumar, no automedicarse y consultar al médico en caso de síntomas importantes o persistentes.