¿Por qué el estrés también afecta a la salud bucal?

0
6

En la actualidad, muchas personas viven con presiones y exigidas por los compromisos diarios que generan estrés, lo que afecta al bienestar general de los mismos. Esas tensiones, que se expresan en el cuerpo, con dolores de cabeza, contracturas musculares, gastritis, cansancio, trastornos del sueño, ansiedad o depresión, hipertensión arterial, caída del cabello, también afectan la salud bucal. Hay mayor predisposición a las caries dentales y a las gingivitis, porque “se descuida la higiene de dientes y el uso del hilo dental, por lo tanto hay más placa bacteriana; se come mal, a deshora y picoteando alimentos con baja calidad nutricional; se discontinúa con las consultas al odontólogo y la alteración del sistema de defensa afecta la mucosa bucal y aparecen aftas o vesículas, como herpes. Asimismo aparece el bruxismo, “que es el apretar y rechinar de los dientes de manera repetida, durante el día y la noche.. Éste desgasta las piezas dentarias, puede fracturarlos y afectar los músculos responsables del movimiento de los maxilares que se manifiesta con dolores peribucales al levantarse” señala un informe de la Sociedad Argentina de Odontología.

También produce desgaste de los cuellos dentarios y retracción de las encías, aumentando la sensibilidad dentaria. Tanto el estrés por sí mismo como los medicamentos para la ansiedad o depresión tornan la saliva más ácida y escasa, provocando el síndrome de la “boca seca”. Todo lleva al mal aliento, que se busca ocultar con pastillas azucaradas.

Los cuidados que se deben tener ante situaciones de estrés son: aprender a relajarse, tener una actitud positiva frente a situaciones estresantes, reducir la ansiedad y las tensiones que generan el estrés, no descuidar la higiene bucal, comer sano y beber una buena cantidad de agua, además de dormir las horas necesarias.