Streitenberger: “El deporte es la mejor excusa para formar buenas personas”

0
58

El entrenador de la Escuela Municipal de Vóley Femenino de Valle María, Adolfo “Fito” Streitenberger (63), visitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos” con sede en Crespo y en diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, comentó acerca del trabajo deportivo que viene desarrollando durante estos años.

La nota completa se puede ver en YouTube: “Fernando Huck-Grandes Reportajes-Adolfo Fito Streitenberger” y en esta hoja publicamos un resumen de la entrevista con las consideraciones más destacadas que contó el entrenador.

Sobre su trayectoria señaló que “hice deportes toda la vida, inclusive atletismo hasta que terminé el secundario y además jugué al fútbol hasta los 34 años, donde tuve un par de desgarros y decidí dejar. En ese interín conocí a la profesora de Educación Física que le daba clases a mis hijas en la Escuela Alberdi, la cual me insistió para que comience con esta actividad. Después de la lesión fui a una reunión de la Liga Diamantina y había un aviso sobre un curso provincial al cual accedí y luego de seguir todos los pasos junté a un grupo en Aldea Brasilera y comencé como entrenador. Elegí la rama femenina para que las chicas tuvieran un deporte para practicar y comencé con las nenas de 6 a 12 años en 1992, participando en la Liga Diamantina, después en la Federación Entrerriana, jugamos diferentes copas provinciales y varias ediciones de la Liga Nacional de Menores que se hacían en Chapadmalal y Mar del Plata, donde van normalmente los dos mejores equipos de la provincia en cada categoría y rama. También trabajé en Crespo donde formé la rama femenina en la parte formativa, en esa época (2000-2001) en Sub-14, Sub-15, Sub-16 y Sub-18 de la Escuela Municipal. Luego seguí en Brasilera hasta el 2008 que fue cuando me ofrecieron desde el partido Vecinalista de Valle María, un proyecto para armar la estructura de vóley y desde esa época estoy trabajando contando en la actualidad con alrededor de 74 chicas entre todas las categorías, incluyendo las que pertenecen al grupo de minivóley”.

– ¿Han jugado en ligas nacionales algunas de las chicas que ha entrenado?

– La jugadora olímpica Ana Gallay, estuvo en nuestro grupo desde los 13 años hasta que terminó el secundario a los 18. Micaela Sphan, jugó en selecciones nacionales y compitió en sudamericanos, donde salió mejor defensora y su hermana Vanina, quien hoy es una de las entrenadoras de mi equipo, como su hermana integra el plantel del Club Echagüe y ha habido otras que se fueron destacando a nivel provincial y nacional. Este año, Ailén Tonutti de Brasilera y Nadia Unrrein de Diamante, integraron el seleccionado que participó en el Campeonato Argentino; mientras que Rocío Stricker de Protestante estuvo en la selección Sub-15 y Valentina Schwindt ingresó al plantel provincial Sub-13, donde obtuvieron muy buenos resultados, como ha venido ocurriendo a lo largo de estos años.

– ¿Quién lo acompaña en el equipo de trabajo?

– El profesor de Educación Física Emanuel Gieco, se dedica al grupo de minivóley, en tanto con Vanina Sphan trabajamos con las cuatro categorías de competencia que son Sub-12, Sub-13, Sub-15, Sub-17 y tenemos el equipo de Mayores. Participamos en los campeonatos de la Asociación de Vóley del Interior de Entre Ríos (AVIER), de las ligas provinciales que organiza la Federación Entrerriana de Vóley (FEV), que son clasificatorios para las copas argentinas, donde hemos tenido un año más que satisfactorio con excelentes premios, obteniendo campeonatos y subcampeonatos.

– ¿Cuál ha sido el rol de su familia?

– El trabajo de los entrenadores y principalmente cuando uno compite a nivel provincial y nacional, la familia se adapta, porque se viaja constantemente y a diferentes ciudades del país. Si uno apuesta a la competencia y tiene buenas actuaciones a nivel provincial, hace que se le abran las puertas y la posibilidad de participar en el orden nacional, lo que viene ocurriendo con nuestras categorías.

– ¿Se fueron cumpliendo los objetivos propuestos?

– Como entrenador tengo un dicho de que “el deporte es la mejor excusa para formar buenas personas”. He tenido camadas de niñas que hoy son madres y las hijas de mis primeras jugadoras están en los equipos y no he tenido ninguna que cuando fue a la facultad haya fracasado. El mismo ritmo del deporte, de la casa y el estudio, hace que cuando emprendan su destino no fracasen porque están acostumbradas a estar comprometidas.

Así son nuestros grupos con objetivos claros, donde vamos trabajando para ser los mejores en los 3 niveles de competencia, el provincial, la federación y la Copa Argentina. En 9 años hemos llegado a las tres etapas y hoy somos los referentes en la Asociación, jugamos las tres ligas provinciales de Menores y llegamos con dos elencos a la instancia nacional junto con los 32 mejores equipos del país.

– ¿Cuál es la exigencia a la hora de entrenar?

– La preparación física como cualquier deporte, donde el vóley femenino es muy técnico y personalmente me gusta el jugador que es muy hábil. La técnica se trabaja y lleva mucho tiempo, donde la contra que tenemos es el error, por eso se prepara para ir bajando ese índice de error. Hay un plan de trabajo, donde por ejemplo en el minivóley, las chicas aprenden a dar el golpe de abajo, después el de arriba, desplazamiento y se hacen prácticas de velocidad. Se hace mucho hincapié en la parte técnica, porque en los partidos parejos lo que siempre inclina la balanza es el índice de error.

– ¿Cuenta con el apoyo de los padres?

– Hay padres que acompañan a sus hijas como debe ser, otros no tanto y un resto que no lo hace, pero pasa por los entrenadores de formar una estructura y orden desde el lugar que ocupa. En mi caso de la Escuela Municipal, presenté un trabajo integral y tengo una organización propia. Para obtener recursos que destinamos a los gastos que demandan los viajes y competencias, es que desde hace 6 años organizamos en esta localidad la Copa Nacional Sub-12, en el que participan alrededor de 50 equipos del país. Hemos conformado con los padres una estructura organizativa que nos permite desarrollar de la mejor manera esta competencia que es la más grande a nivel provincial. Además contamos con el apoyo que nos brindan desde el municipio y las chicas tienen los controles médicos respectivos y el seguro correspondiente para cada una de las actividades en la que participamos.