Qué hacer para prevenir la presencia de víboras y cómo actuar ante mordeduras

0
192

Como suele ocurrir en la época estival, se multiplican en la provincia y otras regiones del país, los casos de aparición y mordeduras de víboras. En los últimos días han aparecido de grandes dimensiones, en especial en las zonas rurales, pero también otras de menor tamaño en las partes urbanas, por lo que se recomienda extremar los cuidados.

Lucas Leiva, especialista en serpientes, explicó a Canal 6 ERTV que “las altas temperaturas son propicias para que estos animales estén más activos. El frío extremo los afecta, por lo que el calor, en el comienzo del verano, es cuando mayor actividad tienen, están con hambre, luego de un estado de invernación y empiezan a moverse”.

– ¿Cuáles son las especies de víboras que más se ven en la provincia y cuáles son las más peligrosas?

– En nuestra zona tenemos la de la cruz, que es la más conocida y la de mayor abundancia, más allá de que podemos encontrar otras especies, como la “yarará chica”. También puede haber corales, pero los accidentes son nulos con las mismas. Hay que aclarar que no andan mordiendo personas, no es esa su intención, de hecho su veneno lo utilizan para atrapar sus presas y como un agente pre-digestivo. Cuando circulamos por el campo, las víboras tienen conocimiento de nuestra presencia mucho antes de que nosotros la podamos advertir, porque tienen órganos que detectan las vibraciones del suelo y tienen otro órgano, que es un termo receptor del calor de la presa. Y si se sienten amenazadas, van a morder, pero no es por cuestión de malicia…

– ¿Cómo se reconoce si una víbora es venenosa?

– Entre Ríos es una provincia que tiene una diversidad importante de serpientes y cuenta por ejemplo, con muchas culebras que imitan la coloración de la yarará (son a las que más cuidados se debe tener). Sabemos que en la naturaleza, los colores fuertes o llamativos indican peligro. En esta época, aparecen los mismos temores, dudas, preguntas, pero también vemos que la gente en general se informa poco. En internet podrá ver que la imagen de una yarará, tiene un diseño en forma de herradura o como los teléfonos antiguos, que son inconfundibles. No hay otra especie que lo tenga. Sí hay culebras que imitan su coloración, postura, que cuando están enojadas, hasta ensanchan el cuello. Tienen sus artimañas para engañarnos.

– Hay personas que trabajan en el campo o que van a la isla a pescar, que usan repelentes para serpientes…

– Hay repelentes en los comercios que en definitiva son para especies que no están en nuestro país, son productos importados. La prevención es simple, en las casas, mantener el pasto corto y no tener basura al alcance que pueda atraer a los roedores. La serpiente se acerca cuando le damos dos cosas: confort y alimento. Si le damos refugio, como pilas de leñas por ejemplo, se van a acercar a nuestra casa y si le damos alimento, como ratones, que es su presa habitual, también lo harán.  Por lo tanto, hay que tener las cosas ordenadas y si uno va al campo, se deben usar botas de caña alta o polainas gruesas, no meter manos en los huecos, no levantar cosas con las manos, sino utilizar primero un elemento, como para evidenciar si hay algún animal debajo de lo que queremos mover. En caso de mordedura, lo principal es acercarse a un centro asistencial, que cuenta con suero antiofídico. Al paciente hay que tranquilizarlo e identificar a la serpiente es sumamente importante, porque si es mordido por una culebra y le ponen suero, lo va a afectar, porque es un anticuerpo para un antígeno que no está en la persona. Hay que aflojarle el cinto, reloj y cuanto más nervioso esté, es perjudicial, porque el veneno se distribuye mucho más rápido. No hay que realizar cortes en la herida, no sacar el veneno como se ve en las películas, eso está contraindicado, no hay que efectuar torniquetes. El veneno de la yarará se fija después de las 6 u 8 horas, por lo que uno tiene todo ese tipo para llevar al afectado a un centro asistencial…